DiócesisHomilías Mons. Dorado

Jornada de la Familia y la Vida

Publicado: 30/12/2005: 552

S.I. Catedral
30 de diciembre de 2005

1. Bajo la inspiración del Concilio, la Iglesia decidió celebrar la Fiesta de la Sagrada Familia (instituida en 1893) en la inmediata cercanía de Navidad. Porque el Hijo de Dios, en su Encarnación, vino a ser hijo y centro de una familia humana en el tiempo.
Y vive presente en la Sagrada Familia de Nazaret como un espejo en el que ha de mirarse la familia cristiana.

Es verdad que María y José fueron personas discretas y conocemos poco de su vida; pero lo que sabemos nos pone de manifiesto la grandeza de su amor y la hondura de la Fe con la que abordaron los diversos acontecimientos de una misión nada fácil.

“La Navidad no es sólo la Fiesta de Dios que se hace hombre; es también la Fiesta de la Familia y de la Vida”, nos dice el Papa Juan Pablo II.

En este día se celebra en todas las diócesis españolas la Jornada por la Familia, que quiere ser una celebración y una proclamación de la verdad y la belleza del matrimonio y la familia.


2. En la carta apostólica “Al comienzo del nuevo milenio”, nos decía que se abre para la Iglesia una nueva etapa en su camino que nos invita a “remar mar adentro”. Y al mismo tiempo nos ofrece una serie de sugerencias para adentrarnos con esperanza y preparación en el Tercer Milenio. El Papa afirma que se ha de prestar una especial atención a la Pastoral de la Familia, especialmente necesaria en un momento histórico como el presente en el que se está constatando una crisis generalizada y radical de esta institución que la Conferencia Episcopal ha definido como “Santuario de la vida y esperanza de la sociedad”. “La salud integral de la persona, de la sociedad y de la comunidad cristiana está ligada a la salud integral de la comunidad conyugal y familiar” (GS, 48).

Esta atención especial la centra el Papa en dos grandes objetivos:

✓ redescubrir con renovado fervor la luz de Cristo sobre el Proyecto Originario de Dios sobre el matrimonio y la familia.

✓ y comprometerse a difundirlo en una cultura que corre el peligro de perder, de modo cada vez más preocupante, el sentido mismo del matrimonio y de la institución familiar.


3. Conscientes de la importancia de este tema, nuestro Proyecto Pastoral 2001-2005 nos propone como la segunda de las 6 líneas pastorales prioritarias, lo que hemos llamado “Un impulso decidido a la Pastoral Familiar”.

En estos años hemos hecho memoria agradecida del gran don de la vida y de los aspectos positivos de la familia moderna. El mejor argumento a favor de la familia sois vosotros y tantas familias que con vuestro testimonio habéis logrado que los jóvenes señalen a la familia como el valor más cotizado.

Hemos querido también en nuestro Plan Pastoral Diocesano animar a toda la Iglesia a vivir con pasión el presente de la familia en una actitud contemplativa de su grandeza y de su verdad, y también de los nuevos problemas que socavan esta comunidad y, particularmente, las graves dificultades que con frecuencia experimenta la familia: en la transmisión de los valores , en el  hecho de que la familia va dejando de ser, en general, “escuela de fe”, y en la falta de políticas familiares justas.

Creemos que las Asociaciones y Movimientos familiares tienen una significación particular en orden al apostolado de los laicos, que en nuestra Diócesis son numerosas y están dando pasos muy positivos en este sector de la Pastoral de la Familia.

Nuestra Diócesis sigue hoy reclamando vuestra presencia activa y nos urge a todos a abrirnos con esperanza al futuro y nos propone como tarea más inmediata: la intensificación de la catequesis familiar (que la familia sea la primera catequista), la colaboración en la preparación de los Sacramentos de la Iniciación Cristiana, la preparación a la vida familiar y al matrimonio, la proclamación del Evangelio de la Familia, la creación de C.O.F., la pastoral de la juventud y la pastoral vocacional al sacerdocio y a la vida consagrada, y la presencia en la sociedad para defender los derechos de la familia y para potenciar el asociacionismo familiar.


4. Con esta celebración eucarística queremos convocar a todas las familias de Málaga y de la Diócesis a preparar y a participar en el V Encuentro Mundial de las Familias que convoca el Papa y que se celebrará en Valencia los días 7 al 9 de julio, bajo el lema “La transmisión de la Fe en la Familia”; según decisión del Papa Juan Pablo II ratificada por su sucesor, S. S. Benedicto XVI.

A nadie se le oculta la importancia de esta tarea en el mundo de hoy. Es en la familia donde se está jugando, en buena parte, la fe o la increencia del futuro. Por ello estoy convencido de que es en el hogar donde se ha de actuar de manera decisiva para recuperar y renovar la fe.

Sin duda son muchas las dificultades que sienten hoy los padres que quieren construir un hogar cristiano, y tienen una sensación de desaliento e impotencia. Pero conviene recordar lo que los estudios más recientes afirman: que la acogida de la educación en la fe y la educación en valores, depende mucho de que la persona tenga una experiencia positiva de ellos. La persona siempre vuelve a aquello que ha experimentado como bueno, que ha vivido con sentido y satisfacción. En este sentido, nada deja huellas tan profundas como la familia; porque la familia ofrece vida de fe más afecto: el niño y el adolescente perciben los valores religiosos y morales en un clima de afecto, de cercanía y de amor.

Un sociólogo contemporáneo dice que “ni en las guarderías o escuelas, ni en los grupos coetáneos, ni las parroquias, ni los medios de comunicación social logran penetrar tan a fondo en la intimidad infantil, como los parientes primarios”.

El Concilio Vaticano II presenta a la familia como una “Iglesia doméstica”, donde se ora, donde se lee y comenta la Palabra de Dios, donde se practica el amor gratuito, donde se inicia en la fe.

Agradezco a nuestro Secretariado Diocesano de Pastoral Familiar, el esfuerzo grande y muy acertado que está realizando en el impulso decidido a la Pastoral Familiar. Y os invito a todos a seguir las seis catequesis que nos van ofreciendo en la Revista Diócesis; y a que las hagáis llegar a vuestros familiares y amigos; y a promover la participación en el V Encuentro Mundial de las Familias que celebraremos en Valencia, presidido por el Papa Benedicto XVI.


+ Antonio Dorado Soto
Obispo de Málaga

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga