DiócesisHomilías Mons. Dorado

Natividad de San Juan Bautista

Publicado: 25/06/2007: 1395

Ciclo C. Domingo XI T. Ordinario


1.- Celebramos hoy la solemnidad del nacimiento de San Juan Bautista. Con la Virgen María (8 de septiembre), Juan es el único santo del cual se celebra el día de su nacimiento.

La Liturgia nos dice que la fiesta de hoy es un motivo de alegría (“concede a tu familia el don de la alegría espiritual”, dice la Colecta) que ya viene anunciada por las palabras del ángel Gabriel a Zacarías, su padre (“te llenarás de alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento”: Lc 1, 14).


2.- Juan Bautista tiene un  currículo vital resumido admirablemente en el Prefacio de la Misa de hoy. Destaca los cuatro grandes momentos de la vida del Precursor de Jesucristo:

a). Se le llama “precursor del Señor” y se afirma que “es el mayor de los nacidos de mujer”. Son palabras de Jesucristo que de esta forma canoniza en vida a Juan el Bautista: “no ha surgido entre los nacidos de mujer uno mayor que Juan Bautista” (Mt 11, 11).

Su nacimiento es totalmente un don de Dios. Nace de Isabel, una mujer estéril y de Zacarías, un padre anciano. El mismo nombre de Juan, que en hebreo significa “Dios da su gracia”, indica la gracia transformadora de Dios y el esplendor de este hombre transformado por esta gracia.

b). El “salto de alegría en el vientre de su madre” al encontrarse Isabel con María que estaba embarazada de Dios.

c). Su nacimiento fue “motivo de gozo para muchos”. Con él nace el precursor de la vida perfecta ofrecida por Dios a su pueblo. Su nacimiento es una bendición de Dios que inaugura el tiempo nuevo de la Salvación, la Nueva Alianza de Dios con su pueblo. Juan  encarna la gratuidad de la vocación cristiana y la entereza de su vocación, la humildad de quien ha sido enviado y vive al servicio de Dios, la fidelidad y la radicalidad de quien asume su propia vocación y misión hasta las últimas consecuencias.

d). Mostró a las gentes “el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo”.

Su estilo de vida responde claramente a la de aquel hombre que no ha buscado hacer su voluntad, sino que, consagrado al Señor, de quien no se considera digno de desatar sus sandalias, es el gran profeta y evangelizador que ayuda a la gente a conocer y a seguir a Jesucristo como el único y verdadero Salvador. Su acción pastoral es predicar la Buena Noticia de Jesucristo y de su mensaje: Jesucristo es el único Salvador y el Salvador total.

e). Y él dio, por fin, su sangre como supremo testimonio por el nombre de Cristo. Fue el primer mártir.

En Juan Bautista aparece el espíritu de misericordia ante los que buscan a Dios con sincero corazón y la libertad para denunciar, incluso ente los poderosos, todo lo que sea manipular el Evangelio o para rebajar las exigencias de la vida cristiana.

No le fue fácil cumplir su misión. Pasó años en el desierto y sus últimos días en la cárcel por defender la verdad. Fue el primer mártir cristiano: Herodes, esclavo de sus pasiones, le mandó degollar.

La fiesta de hoy es también una llamada a fortalecer nuestra fe y a transmitirla a los demás, como nos pide nuestro Proyecto Pastoral Diocesano. Es una invitación a valorar el Bautismo, que es para nosotros el punto de partida de nuestra filiación divina y de nuestro seguimiento de Jesús.

 

+ Antonio Dorado Soto,
Obispo de Málaga

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga