NoticiaCoronavirus

#10de10 Sor María Luisa: «Nuestra tarea es ayudar a los ancianos»

Publicado: 13/05/2020: 4064

HERMANITAS DE LOS POBRES

«La vida ha cambiado mucho para nosotras», afirma Sor María Luisa Estévez, hermanita colectora de las Hermanitas de los Pobres de Málaga, «pero tenemos mucha confianza en Dios».

«Siguiendo todas las medidas hemos conseguido que no entre el “bicho”»

Antes de que el Gobierno decretara el confinamiento, con las primeras medidas de seguridad, las Hermanitas de los Pobres cerraron las puertas de su residencia situada en la Explanada de la Estación, en Málaga y, a día de hoy «lo llevamos bastante bien, con mucho ánimo. Nos sentimos privilegiados porque gracias a Dios no tenemos ninguna infección, no ha entrado el bicho en casa».

«Nuestra tarea es ayudar mucho a los ancianos para que lo lleven con ánimo y esperanza, porque a ellos les cuesta mucho estar aquí encerrados, pero procuramos hacer el día a día lo más llevadero, con un poco de animación, de gimnasia…», explica Sor María Luisa, con voz rebosante de alegría, «la vida ha cambiado mucho para nosotros. Hemos puesto en marcha todas las medidas de seguridad, higiene y precaución. En el comedor, hacemos dos turnos, para guardar las distancias. La gimnasia no se hace tampoco en grupo, sino de forma individual… la vida ha cambiado».

La comunidad de Hermanitas se multiplica realizando las tareas pues, para limitar el acceso de personas de fuera a la residencia, el personal trabaja en días alternos y a los colaboradores voluntarios les dijeron que no fuesen en este tiempo para evitar posibles contagios, «así que tenemos más trabajo y poco tiempo para darle vueltas a la cabeza, nuestra misión es estar aquí con los ancianos para ayudarles».

La atención religiosa también se ha multiplicado en este tiempo, «tenemos mucha confianza en el Señor y rezamos mucho. La Misa la seguimos en Trece televisión y cada día rezamos el rosario por la megafonía de la casa, para pedirle a la Virgen que interceda en el milagro de acabar con esta pandemia», explica Sor María Luisa.

Los momentos festivos siguen encontrando su hueco en el día a día, «seguimos celebrando los cumpleaños, de distinta forma, siendo creativos para que los ancianos estén bien, porque les falta mucho para que vuelvan a salir a la calle», añade.

Sor María Luisa mira la desescalada desde lejos, «sabemos que los ancianos serán los últimos el salir, pues los mayores son población de riesgo. Y ellos están acostumbrados a salir con libertad, estos dos meses se les están haciendo largos, pero hay que seguir todas las medidas, por eso nos volcamos con ellos».

Las Hermanitas de los Pobres trabajan incansablemente en el cuidado de los mayores y viven de la providencia y las colectas que ellas mismas salen a solicitar, hace dos meses que no pueden salir, «pero la providencia ha venido a casa gracias a la generosidad de los malagueños, que nos han ayudado con alimentos y con donativos, los hoteles y colegios que nos trajeron los alimentos que tenían antes de cerrar, varias instituciones que nos han surtido con productos de limpieza… no nos falta lo imprescindible y lo llevamos bien, hasta que el Señor quiera».

Una preocupación ronda la cabeza de Sor María Luisa, «cuando se abran las puertas de la residencia y comiencen a salir los ancianos, a visitar a sus familiares y amigos, hay más posibilidades de que entre el virus en esta casa, y eso sí puede ser un problema. Pero hasta ahora, siguiendo todas las medidas que nos han indicado, hemos conseguido que no entre».

Todos los días, esta casa recuerda y reza por todas las personas que están sufriendo por causa de este coronavirus y miran más allá sin perder la esperanza: «Tenemos que mirar también lo positivo que estamos sacando de todo esto. Tanta gente que está trabajando por nosotros y que están contentos de poder ayudar a los demás, hasta sus últimos momentos, para que no mueran solos. Sabemos de familias que se han encontrado y se han conocido mejor en estos días. Yo creo que sí, que tenemos que tener esperanza. Y que se hará el milagro y esto terminará».

 

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Málaga. Es Bachiller en Ciencias Religiosas por el ISCR San Pablo y está realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II.

enllamasfortes