DiócesisHomilías

Centenario del periódico "El Sol de Antequera" (Parroquia de San Sebastián. Antequera)

Manuel Barón, alcalde de Antequera, entrega al Sr. Obispo uno de los “Premios del Centenario” de “El Sol de Antequera” // ELSOLDEANTEQUERA
Publicado: 30/06/2018: 865

Homilía pronunciada por el Obispo de Málaga en la Eucaristía por el Centenario del periódico "El Sol de Antequera" celebrada en la Parroquia de San Sebastián de Antequera.

CENTENARIO DEL PERIÓDICO “EL SOL DE ANTEQUERA”
(Parroquia San Sebastián – Antequera, 30 junio 2018)

Lecturas: Sb 1, 13-15; 2, 23-24; Sal 29, 2-6.11-13; 2 Co 8,7.9.13-15; Mc 5, 21-43.
(Domingo Ordinario XIII-B)

1.- El Dios de la vida

Queridos fieles, las lecturas de este domingo nos ofrecen tres atributos o características de Dios: el Dios de la vida, el Dios de la victoria y el Dios de la misericordia.

En primer lugar, como Dios de la vida, que «todo lo creó para que subsistiera y las criaturas del mundo son saludables: no hay en ellas veneno de muerte, ni el abismo reina en la tierra» (Sb 1,14). «Dios creó al hombre incorruptible y lo hizo a imagen de su propio ser» (Sb 2,23).

A veces se dice que Dios nos castiga con enfermedades y con la muerte; pero no queremos reconocer que la muerte y la enfermedad son fruto del pecado del hombre, porque «Dios no ha hecho la muerte, ni se complace destruyendo a los vivos» (Sb 1,13). La muerte entró en el mundo por envidia del diablo (cf. Sb 2,24). No podemos inculpar a Dios nuestras propias culpas.

En el evangelio de hoy se narra la resurrección de la hija del jefe de la sinagoga, llamado Jairo, quien rogó a Jesús que curara a su hija, que estaba a punto de morir (cf. Mc 5,23). Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle: «Tu hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?» (Mc 5,35).

Pero Jesús oyó lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga: «No temas; basta que tengas fe» (Mc 5,36). Era como decirle: Si tú crees, tu hija puede vivir, porque yo soy la resurrección y la vida. Llegado a la casa, entró con sus acompañantes donde estaba la niña, la cogió de la mano y le dijo: «Contigo hablo, niña, levántate» (Mc 5,41). La niña se levantó inmediatamente y echó a andar. Los circunstantes quedaron fuera de sí llenos de estupor.

Nuestra sociedad, como anunciaron varios papas anteriores y el actual, promueve una “cultura de la muerte”, favoreciendo la muerte de niños inocentes en el seno materno, o de personas ancianas al final de su vida. Como bien sabéis, se debate ahora la mal llamada ley de “eutanasia”; una muerte inducida o provocada no puede llamarse jamás una “buena muerte” (eutanasia), sino un asesinato. Estamos en una cultura de la muerte; pero Dios es el Dios de los vivos.

Los cristianos somos testigos de la resurrección del Señor y debemos defender la vida humana en cualquier momento de su proceso vital, desde el instante de la concepción hasta la muerte natural no provocada. Eso es ser consecuentes con la fe en el Dios de la vida.

2.- Centenario del diario “Sol de Antequera”

Los medios de comunicación son instrumentos que mueven la opinión pública y la moldean; todos somos conscientes de lo importantes que son y de la influencia que tienen. Y es importante que haya medios de comunicación independientes, que no sean los voceros de los políticos de turno; que no favorezcan las ideologías que van contra el ser humano; y que no propaguen las modas que destruyen la vida humana y las formas de convivencia.

Hoy celebramos y damos gracias a Dios por el Centenario del diario “Sol de Antequera”, que vio la luz en Antequera el 30 de junio de 1918 como “Semanario Independiente de Información Local”, como un medio de comunicación imparcial. Es el periódico más antiguo de Málaga y el cuarto de Andalucía. Su fundador fue Francisco-Javier Muñoz Pérez.

Tanto el Director actual como los participantes en esta celebración conocéis mucho mejor que un servidor la historia de este Periódico. Pero permitidme, al menos, enumerar a quienes fueron directores. Desde sus inicios han sido directores del periódico: José Ruiz Ortega, Miguel Narváez Cabrera, Francisco Muñoz Burgos, José Muñoz Burgos, Juan Alcaide de la Vega y, desde 1982 hasta noviembre de 2016, Ángel Guerrero Fernández, cuyo hijo, Antonio-José Guerrero Clavijo, aquí presente, le releva tras ser su Redactor Jefe desde 1992.

Su característica había de ser la de una independencia política y estricta imparcialidad informativa. Suponemos que durante estos cien años se haya mantenido dicho objetivo. Felicito a todos aquellos que hicieron posible la puesta en marcha del periódico y su andadura en estos cien años. Y pido que todos los colaboradores apostéis por defender la vida humana en todo momento y circunstancia de la misma. ¡Apostad por la vida humana, en referencia al Dios de la vida! Sed testigos del Dios de la vida en una sociedad que promueve la cultura de la muerte.

3.- El Dios de la victoria

Las lecturas de hoy presentan otro atributo divino: la omnipotencia de Dios. Además de ser el Dios de la vida, es también el Dios de la vitoria, que libra a su pueblo de sus enemigos, como dice el Salmo: «Te ensalzaré, Señor, porque me has librado y no has dejado que mis enemigos se rían de mí» (Sal 29, 2).

El Salmo invita al fiel creyente a dar gracias a Dios por haberle librado del pecado y de los propios deseos que son contrarios a la voluntad de Dios; también por haberle salvado del peligro, del abismo y de los enemigos (cf. Sal 29,3-4).

El Señor es capaz de perdonar nuestros pecados y salvarnos de cualquier situación. Su brazo poderoso concede la victoria a su pueblo, que se alegra de ser salvado y hace gran fiesta (cf. Sal 29,2-3).

Somos invitados a cantar, dando gracias a Dios por las maravillas que realiza en favor nuestro: «Te cantará mi alma sin callarse. Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre» (Sal 29, 13).

El periódico “Sol de Antequera” también puede hacerse eco de la alabanza a Dios por las maravillas que él realiza a lo largo de la historia. En estos cien años el rotativo ha ido contando los avatares históricos acaecidos en Antequera sobre todo. Todos sabemos que los hechos se cuentan según quien los narra; y no siempre hay imparcialidad en la narración, porque puede haber intereses y manipulación. Ahora se suele hablar de “relatos” para expresar las visiones parciales de los hechos; incluso se habla de “meta-relatos” con ideologías y filosofías de fondo. ¡Procurad narrar la verdad de los hechos de la manera más objetiva posible!

4.- El Dios de la misericordia y de la compasión

Y la tercera característica sobre Dios que aparece hoy en las lecturas bíblicas, que han sido proclamadas, es la misericordia y la compasión.

San Pablo recuerda que nuestro Señor Jesucristo «siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza» (2 Co 8,9). Dios se compadeció del ser humano y nos enriqueció al hacerse hombre. Y nos invita a imitar al Señor y a sobresalir en amor y caridad (cf. 2 Co 8,7). La abundancia de unos puede remediar la necesidad y la carencia de otros (cf. 2 Co 8,14).

El Dios de la misericordia y de la compasión nos anima a ser compasivos y misericordiosos; es decir, a tener un corazón que se sintoniza y sufre con el necesitado y sabe socorrerlo adecuadamente en situaciones de precariedad, de hambre, de sufrimiento o de enfermedad; y hasta en riesgo de muerte.

Los evangelios presentan al Maestro Jesús de Nazaret compadeciéndose de los enfermos y curándolos. Hay muchos pasajes en los que Jesús se acerca al enfermo, al ciego, al cojo, al necesitado para remediar su situación.

Hoy damos gracias a Dios por el Centenario del periódico “Sol de Antequera” y por el bien que ha hecho en esta larga historia de su presencia en esta querida ciudad. Agradecemos a todas las personas que han colaborado en esta tarea, buscando el bien de los ciudadanos y de los fieles cristianos.

Y deseamos y pedimos al Señor que, como instrumento de comunicación, favorezca el anuncio de Dios como Dios de la vida, como Dios omnipotente de la victoria y como Dios de la misericordia y de la compasión. Amén.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más artículos de: Homilías
Compartir artículo