DiócesisHomilías

Fiesta del Cristo de la Salud (Vilamarxant)

Publicado: 29/08/2013: 103

Homilía pronunciada por el Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, en la fiesta del Cristo de la Salud, en Vilamarxant, celebrada el 29 de agosto de 2013.

FIESTA DEL CRISTO DE LA SALUD

(Vilamarxant, 29 agosto 2013)

 

Lecturas: Nm 21,4b-9; Flp 2,6-11; Sal 77; Jn 3,13-17.

 

Adhesión a Cristo y renovación de la fe

1.- Hoy es un día un día grande para Vilamarxant. La fiesta del Cristo de la Salud nos pone ante la persona de Cristo. Estamos ante su imagen; pero lo más importante no es rezar a la imagen, sino rezar a la persona de Jesucristo.

Hemos escuchado en el libro de los Números que el pueblo de Israel realiza una experiencia de éxodo. Desde Egipto se dirige hacia la tierra prometida, jornada tras jornada; y se cansa de caminar: «Desde el monte Hor se encaminaron hacia el mar de Suf, rodeando el territorio de Edón. El pueblo se cansó de caminar» (Nm 21,4). Se cansa de caminar y tiene tentaciones de abandonar el camino y de volver hacia atrás.

2.- El cristiano, que somos nosotros, en nuestro éxodo hacia la tierra prometida, hacia el final de nuestra vida, también nos cansamos a veces de caminar. También tenemos la tentación de abandonar al Señor, de volver a las andadas, a la vida anterior. Pero nuestra vida anterior estaba alejada de Dios.

En esta fiesta del Cristo de la Salud, viendo la experiencia del pueblo de Israel el Señor nos anima a no cansarnos, a seguir caminando con Él, a no perder el objetivo de la tierra prometida. Aunque los pies no puedan más, el sudor nos agobie y el cansancio nos deje en el suelo, hay que seguir viviendo la fe, queridos paisanos.

3.- El pueblo en esa situación protesta, murmura, habla contra Dios y contra Moisés: «¿Por qué nos has sacado de Egipto para morir en el desierto? No tenemos ni pan ni agua, y nos da náuseas ese pan sin sustancia» (Nm 21,5).

A veces, nosotros también escuchamos protestas contra Dios; incluso pueden salir de nuestro corazón protestas contra Dios y le decimos: “¡Ya está bien! ¿Por qué me tratas así? ¿Por qué me haces pasar por estas penalidades?”.

No nos gusta pasar por la dificultad, por la enfermedad, por la prueba, por la dureza de la vida. Pero, ¿quiénes somos nosotros para pedirle cuentas al Cristo de la Salud? ¿Acaso es Él nuestro siervo, para hacer lo que nosotros le pidamos? ¿No es más bien Él nuestro Dios? Debemos hacer lo que Él nos pide. Tal vez no nos damos cuenta de que, a veces, invertimos los papeles.

4.- El Señor castiga al pueblo por su murmuración: «El Señor envió contra el pueblo serpientes abrasadoras, que los mordían, y murieron muchos de Israel» (Nm 21,6). Y el pueblo, con esa pedagogía, reconoce su pecado: «Entonces el pueblo acudió a Moisés, diciendo: “Hemos pecado hablando contra el Señor y contra ti”. Y pide a Moisés oración de intercesión: “Reza al Señor para que aparte de nosotros las serpientes”. Moisés rezó al Señor por el pueblo» (Nm 21,7).

Para resolver la situación, el Señor le pide a Moisés que haga una serpiente de bronce: «Haz una serpiente abrasadora y colócala en un estandarte: los mordidos de serpientes quedarán sanos al mirarla» (Nm 21,8).

5.- Nosotros, queridos hermanos, no tenemos una serpiente de bronce, no tenemos una simple imagen del Cristo de la Salud, tenemos al Hijo de Dios hecho hombre, que murió por amor a nosotros. No sólo es un simple intercesor como Moisés; es el único Mediador de Dios y los hombres; es el único Camino de acceso a Dios; no hay otro. El que crea que puede ir a Dios sin Cristo, sin Iglesia, está totalmente equivocado. No hay otra forma de llegar a la tierra prometida; solo a través de Cristo.

Podemos pedirle al Mediador entre Dios y los hombres, al Cristo de la Salud, que se apiade de nosotros. Podemos rezarle como le rezamos, pero es importante el contenido de nuestra oración. ¿Qué le pedimos? ¿Que nos cure de ciertas serpientes: enfermedades, dolores, penas, tristezas? O, ¿tenemos que pedirle que nos cure de todas las serpientes venenosas, como pueden ser la indiferencia, la increencia, el desamor, el egoísmo, el pecado, la tentación de abandonarlo…? ¿Acaso no son serpientes venenosas más duras y más mortales que una simple enfermedad física?

El Cristo de la Salud nos lo dará todo. La salud física, si nos conviene; pero, sobre todo, la salud espiritual y la vida eterna. Volviendo al pueblo de Israel, estamos en camino como ellos; ésta no es nuestra patria definitiva. Necesitamos atravesar desiertos y mares, obstáculos y dificultades. ¡No perdamos la fe! ¡No perdamos la esperanza!

6.- Igual que los israelitas colocaban el estandarte de la serpiente de bronce (cf. Jn 3,14), contemplemos nosotros al Cristo de la Salud: Él es el estandarte de salvación.

La imagen nos sirve para contemplarlo a Él. Cuando los padres sacáis una fotografía de algún familiar querido y la besáis afectuosamente, no besáis un simple trozo de papel; estáis besando a vuestro hijo, a vuestro marido que está lejos, a vuestros padres o a vuestra esposa. Cuando contemplamos la imagen, que es una talla, hermosa, pero una simple talla de madera hay que rezarle al Cristo vivo, resucitado que puede salvar de veras. Éste es el estandarte vivo.

El Cristo de la Salud es la Vida que necesitan todos los hombres: «Para que todo el que cree en él tenga vida eterna» (Jn 3,15). «Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna» (Jn 3,16).

7.- I ara, si em permitiu parlar en la nostra llengua, vull exposar-vos tres idees de com deu ser la relació amb el Crist viu.

En primer lloc, la fe es una adhesió personal. San Pau diu: «Sé de qui m´he fiat» (2 Tm 1, 12). Estes paraules ens ajuden a comprendre que la fe es una adhesió total del home a Déu; i al mateix temps es inseparable del assentiment lliure a tota veritat que Déu ens ha revelat (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 150).

La fe no se hereta per art de màgia; la fe es transmet de pares a fills i dins de l´Església. Per a que siga una fe madura, fa falta una opció personal. La podem comparar al enamorament. Pot una persona obligar a un altra a que s’enamore? Pues ningú pot obligar a un altre a creure, per que es un acte de llibertat; es un acte personal d’adhesió i de confiança en la persona de Jesucrist.

I eixa fe personal va unida a una professió de continguts: en què crec? En qui crec i en què crec? Continguts.

8.- Eixa fe, o adhesió personal, ha de portar a una conversió del cor, a un canvi. Sempre s’ha dit que quan dos es volen de veres i s’enamoren, es transformen l’un a l’altre. S’ajuden a créixer i a madurar.

Hem vist persones que han quedat transformades després d’estar enamorats, perquè l’altre els ha ajudat a vore les coses d’una altra manera, a viure d’una altra manera.

La conversió és necessària, el canvi radical del cor, que requereix eixe encontre personal amb Jesucrist. Si jo m’adherisc a Jesucrist, a la seua persona, Ell em transforma, em canvia, m’il·lumina la vida, em fa vore les coses d’una altra manera, és una altra cosa. El creient té una altra mirada sobre el món, sobre la vida, sobre ell, sobre la societat, sobre las transcendència.

9.- En eixa conversió, naturalment, hi ha una configuració en Jesucrist. Quan ens vam batejar, l’Esperit Sant marcà en el nostre cor la imatge perfecta de Jesucrist. El pecat i l’egoisme l’esborralla, l’esborra i desfigura eixa figura. La conversió personal, l’adhesió a Jesucrist, fa que eixa imatge torne a ser nítida, clara, perfecta, a través del sagrament de la confessió, a través de la Paraula de Déu llegida de forma orant, a través de la vida sacramental, de l’eucaristia.

Inicialment, el bateig ens ha configurat a Jesucrist, però eixa configuració ha de portar-la tota la vida. I eixa configuració es fa en tots els actes de fe, d’amor i d’esperança. I el cor va esponjant-se, i la persona va pensant, va vivint com viu Jesucrist. Això ho deia Sant Pau: «Ja no sóc jo qui viu, és Crist que viu en mi» (Gal 2,20; és Ell que pensa en mi, és Ell que actua a través meu. Eixa transfiguració és molt important.

El cristià que ha rebut la vida de Déu en el bateig es convertix en Jesucrist, està cridat a créixer existencialment, a identificar-se en ell, fins a tindre el mateixos sentiments propis del Cristo (cf. Flp 2, 11).

10.- Estem celebrant l’Any de la Fe. Ara vaig a proposar-vos un gest, bonic, que jo l’he fet moltes vegades, i hui l’he fet al entrar en l’església, abans de l’eucaristia; i li he animat a fer-ho als meus feligresos a Màlaga; i durant este Any de la Fe l’hem fet en diverses ocasions.

La majoria dels vilamarxanters hem sigut batejats en la pila baptismal que està al fons del temple parroquial. Un gest que m’agradaria, i vos invite lliurement a fer-lo després de la missa, o quan es vinga be, es anar a la pila baptismal. I amb molta reverència i acció de gràcies a Déu, besar-la. Donar-li un bes a la pila baptismal en senyal de agraïment.

11.- Perquè allí Déu ens ha fet fills en Jesucrist. Allí ens ha regalat la seua gràcia i la seua vida, i ens ha perdonat els pecats. Eixe gest que siga una ajuda per a viure amb major compromís el bateig. Allí se’ns regalà la Fe, l’esperança i la caritat cristiana: el millor regal que hem pogut rebre després de la vida.

Podeu fer-ho també en l’aniversari del vostre bateig. Normalment, celebrem els sants. Quants de vosaltres celebreu el dia del bateig? Alceu la mà. Veig moltes mans alçades. Doncs no estaria mal que el dia del bateig vinguérem a l’església i férem eixe gest i donàrem gràcies a Déu per haver-nos fet cristians. Com veig cares que no son fills de Vilamarxant, no cal que vagen a besar la pila del seu bateig més enllà de la mar. Però poden fer-ho ací.

12.- Resumint. Estem vivint l’Any de la Fe, que el papa Benet XVI ens ha regalat; i ens animava a viure una renovada conversió, com ja ho hem dit abans. També ens animava a redescobrir la Fe i a aprofundir en ella.

Tots tenim que ser testimonis joiosos i convincents de Crist de la Salut ressuscitat. Viure la Fe per a ser bon testimoni. I després, capaços d’assenyalar la porta de la Fe a aquells que no creuen, o que estan batejats i s’han allunyat de l’església (cf. Papa Benet, Porta fidei, 7). Hi ha gent que necessita ajuda, acompanyament, per a dir-li: renova la fe que vas rebre en el bateig, acostat a Jesucrist, contempla al Crist de la Salut.

Demanem al Crist de la Salud per tots nosaltres, per tots els fills de Vilamarxant, per tots els que viuen i han viscut en el nostre poble. Que el Crist de la Salut ens il·lumine a tots, ens convertisca un poquet més a Ell, i que la seua llum ens ajude a viure amb joia i alegria. Que aixina siga!

Más artículos de: Homilías
Compartir artículo