DiócesisHomilías

Confirmaciones en la parroquia de San Antonio de Padua (Vélez-Málaga)

Publicado: 13/06/2012: 150

Homilía pronunciada por el Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, en las confirmaciones celebradas en la parroquia de San Antonio de Padua (Vélez-Málaga) el 13 de junio de 2012.

CONFIRMACIONES EN LA PARROQUIA

DE SAN ANTONIO DE PADUA

(Vélez-Málaga, 13 junio 2012)

Lecturas: Is 61, 1-3; Sal 88; Lc 10, 1-9.

1.- Estamos de enhorabuena con este grupo que va a recibir el don del Espíritu Santo. Hemos dicho al principio que la parroquia de san Antonio de Padua, en Vélez, se va a remozar, se va reconfortar.

¡Enhorabuena a todos por esta celebración de recepción de un don tan especial! Habíais sido bautizados en el nombre de la Trinidad, pero no habíais recibido el Espíritu en plenitud. Y gracias a Dios, después de un tiempo de preparación, el Señor os lo va a regalar en su totalidad.

¿Qué hace ese Espíritu? ¿Qué hemos escuchado en la primera lectura del libro de Isaías que a su vez recuerda el pasaje en el que Jesús entró en la Sinagoga de Nazaret y leyeron ese texto que hoy hemos leído de Isaías 61 hablando del Espíritu?

«El espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque el Señor me ha ungido» (Is 61, 1a).

El Espíritu unge para una misión. ¿Para qué misión creéis que os va a ungir el Espíritu? (Respuesta de un confirmando: para ser buenas personas). Para ser buenas personas, sí, también. Pero, ¿qué ha dicho Isaías?: “El espíritu del Señor está sobre mí porque al que lo recibe lo envía a evangelizar” (Cf. Is 61, 1). A quien da el Espíritu, le da también la potestad de abrir los ojos a la luz de la fe y del amor. ¿A quiénes?... A los que están en las tinieblas. Porque ayuda a liberar a quien está encadenado, a aquél que quiere convertirse.

2.- ¿Qué significa para vosotros, los que vais a ser confirmados, la luz de la fe? ¿Qué significa Jesucristo para vosotros? ¿Es una cadena que os ata? ¿Es una losa que os impide hacer lo que os da la gana? ¿Es un camino estrecho o es una liberación del alma? ¿Es una luz que me ayuda a ver mejor la vida? ¿Es una compañía que me ayuda a soportar mejor las adversidades de la vida? ¿Es Alguien que me ayuda a entender, a aceptar el dolor y a perdonar al otro? Eso y mucho más es la luz de la fe. Eso y mucho más es Jesucristo.

Aquí está, encendido, el Cirio Pascual, una luz que muestra plásticamente al Señor que nos ilumina, nos saca de las tinieblas y nos regala la oportunidad de vivir plenamente como seres humanos. El Espíritu se nos da, no sólo para iluminar nuestra vida, sino para ser testigos de ella ayudando a otros que están ciegos y encadenados a ser libres caminando por su senda.

3.- Los que no creen nos atacan diciendo que los cristianos somos unos “mojigatos”, unos atrasados carcas que no están al día de las cosas y lastran el propio progreso de la sociedad. ¿Vosotros pensáis que eso es así? ¿Creéis que es cierto? ¿Los cristianos somos gente troglodita y retrógrada o somos personas normales de esta sociedad?

¿Quién está más atrasado: el que vive según sus pasiones encadenado a sus propios planes o el que camina alegre en libertad con la certeza de hacer lo que el Señor le pide en cada momento? ¿Quién es más libre: el que sostiene unas leyes contra el hombre, contra la vida humana, contra el anciano y el enfermo o el que está a favor de la vida, sea no nacida, anciana o enferma? Todo eso nos lo da el Espíritu, fuerza que ilumina la ceguera de los hombres, luz sobrenatural que nos alumbra desde arriba.

4.- La diferencia real la podemos ver en la siguiente pregunta: ¿Las cosas se ven mejor de noche con una linterna o a plena luz del sol? (Respuesta de un confirmando: a plena luz del sol).

¿Quiénes caminan mejor, los que hacen caso a la luz de Cristo o los que se sirven de las linternas de su pobre inteligencia? (Respuesta de un confirmando: los que caminan a luz de Cristo). El que camina a la luz de Cristo tiene más claridad, cuenta con mayor nitidez en su mirada, que el que camina en medio de las tinieblas. Pero, también es cierto, que el camina con la linterna en medio de la noche cree que los cristianos vamos dando tropezones y percibimos peor que ellos. Eso no es la verdad por mucho que lo repitan. Tenemos que convencernos, día tras día, de que contamos con una fuerza liberadora que nos regala el Señor; esa misma que recibiréis esta tarde.

5.- ¿Qué fiesta celebra hoy la Iglesia Católica? (Respuesta de los confirmandos: San Antonio de Padua). Fiesta mayor en esta parroquia. San Antonio de Padua, que no es de Padua, ya lo sabéis. ¿De qué nación fue San Antonio? (Respuesta de un confirmando: de Portugal).

San Antonio había escuchado el evangelio que hoy hemos proclamado, que dice que el Señor envió a sus discípulos de dos en dos a evangelizar a los pueblos anunciando su buena noticia (cf. Lc 10, 1). Quería ser misionero y, de hecho, se embarcó. Pero, ¿qué pasó después?... Su barco naufragó y en vez de dirigirse a su destino, de buenas a primeras se encontró en las costas de Italia.

El Señor le gastó una jugada; se embarcó, naufragó el barco y en lugar de ir donde pensaba ir resulta que se queda en Italia. Y por providencia se encuentra, él era ya un religioso regular de Portugal, con un grupo de franciscanos que iban a un Capítulo llamado “las Estelas” en Asís. Una grandísima reunión de todos los franciscanos, aún en vida de Francisco aún. Hasta allí que se va y desde entonces se quedó con los franciscanos. ¿Qué hace Antonio? Evangelizar, anunciar la buena nueva, ser testigo de esa fe y de esa luz.

6.- En ésta, su fiesta, vosotros, que vais a ser confirmados y recibiréis la fuerza del Espíritu, vais a poder convertiros en misioneros como Antonio de Padua y, como él, recorrer el mundo anunciando el Evangelio.

Hoy también el Señor os va a mandar de dos en dos, o de tres en tres, o de cuatro en cuatro. Y desea que evangelicéis Vélez-Málaga y la diócesis de Málaga. Quiere que evangelicéis vuestras familias, los lugares del trabajo donde estáis, las zonas costeras donde vivís, vuestras amistades. Os anima -volvemos a la primera lectura- a abrir los ojos de los que están ciegos porque no conocen de verdad de Jesucristo.

Porque si lo conocieran lo aceptarían. Si supieran quién es Jesucristo, lo que significa la Iglesia, lo que es el Evangelio… estoy convencido de que querrían ser cristianos. No solo dejarían de criticarnos, sino que nos pedirían formar parte de nuestras comunidades.

7.- ¿Cómo les ayudamos a que caiga la venda de sus ojos? Creo que una de las formas es explicándoles qué es la fe, comentándoles cómo vivimos los cristianos. Eso es lo que el Señor espera de cada uno de nosotros y, de formar particular hoy, de los que vais a recibir la confirmación.

Vamos a pedirle al Señor que envíe el Espíritu, que nos trasforme por dentro y nos haga testigos valientes del Evangelio. La fuerza que vais a recibir esta tarde puede transformaros en testigos valientes; ayudar a otros a romper las cadenas que les atan, a salir de las tinieblas, a que se les caigan las vendas y descubran la verdadera Iglesia, el verdadero sentido del ser cristiano.

Abrid los ojos a vuestros paisanos y decidles que lo que ellos creen que es la fe, no es la fe. La Iglesia que ellos atacan no existe. La Iglesia es otra cosa. Pero debéis vivirlo, pues el ejemplo de vida es el que desarma, las palabras se las lleva el viento.

Le pedimos a San Antonio de Padua que interceda por nosotros ante el Señor para que nos llene de su Espíritu y nos de fuerza para vivir como él vivió. Pidámosle a vuestro patrón que nos dé la oportunidad de vivir como grandes predicadores, como grandes misioneros en medio de esta sociedad en la que nos ha tocado vivir, sin duda, muy distinta a la que él conoció. Amén.

Más artículos de: Homilías
Compartir artículo