DiócesisHomilías

Visita a Málaga de las reliquias de San Juan Bosco (Catedral-Málaga)

Publicado: 25/09/2012: 86

Homilía pronunciada por el Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, en la visita a Málaga de las reliquias de San Juan Bosco, celebrada en la Catedral de Málaga el 25 de septiembre de 2012.

VISITA A MÁLAGA

DE LAS RELIQUIAS DE SAN JUAN BOSCO

(Catedral-Málaga, 25 septiembre 2012)

Lecturas: Prv 21, 1-6.10-13; Sal 118; Lc 8, 19-21.

1.- Queridos jóvenes, muchachos, educadores, hoy recibimos en la Catedral las reliquias de San Juan Bosco, educador de la juventud. La comunidad salesiana de Málaga se ha preparado haciendo oración y organizando unas conferencias sobre la figura de Don Bosco.

Tenemos ante nosotros, ahí delante de la puerta llamada de “los Abades”, unas reliquias y una réplica de la imagen de Don Bosco, que habitualmente está expuesta en la Basílica María Auxiliadora de Turín y que está recorriendo todas las comunidades salesianas de España, en su recorrido por el mundo, que se inició en el año 2009. Y, ¿quién sabe con qué motivo? ¿Qué vamos a celebrar? (respuesta de una joven: el bicentenario del nacimiento de Don Bosco). Con motivo de la celebración, en el año 2015, de los 200 años del nacimiento del santo.

            Ante la figura de este gran Santo, el Señor nos interroga hoy sobre nuestro compromiso bautismal, sobre nuestra vivencia de la fe en un mundo de increencia y sobre nuestra dedicación a la tarea educativa de las nuevas generaciones, que viven desorientadas por los múltiples reclamos sociales, que les deslumbran y atraen.

 

2.- San Juan Bosco, sacerdote fundador de los Salesianos, nació en Los Becchi (Italia) el 16 de agosto de 1815. Ejerció su ministerio sacerdotal en Turín donde murió el 31 de enero de 1888.

            Como educador, basó su sistema educativo preventivo en tres pilares fundamentales. A ver, ¿cuáles son? (respuesta de un joven: la razón) La razón, la inteligencia. ¿Segundo pilar fundamental? (respuesta de una joven: la religión) La religión. ¿Y tercero? (respuesta de una joven: el amor) El amor. Razón, religión y amor. Don Bosco aporta a la educación cristiana de los jóvenes el espíritu de familia. Su pedagogía se centra en el corazón (después haremos un gesto sobre el corazón); de todos es conocida la importancia del sentimiento en los jóvenes.

            Él nos anima a todos a comprometernos en el campo de la educación en la fe, no sólo en la educación profana de materias. Y a los educadores, maestros, profesores y padres, os exhorta a ofrecer una educación integral a vuestros educandos.

El campo de mayor dedicación de Don Bosco fue sin duda la formación de los jóvenes más necesitados o en riesgo de exclusión.

En su proyecto fundacional los laicos tienen un papel decisivo. Don Bosco fundó cuatro instituciones: la Sociedad de San Francisco de Sales o Congregación Salesiana, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora con Santa María Mazzarello, y las Asociaciones de Salesianos Cooperadores y de María Auxiliadora. A los grupos originarios se han ido añadiendo otros, entre los que tiene un peso muy grande la Confederación Mundial de exalumnos. Supongo que también estáis presentes aquí varios de los exalumnos del colegio de los salesianos de Málaga.

 

3.- ¿Qué es lo que pretendemos con esta visita de las reliquias de Don Bosco y con esta celebración y las que se harán esta tarde en Ronda y Antequera, y también mañana? Celebrar la figura de Don Bosco como padre y maestro de los jóvenes. Don Bosco ejerció de padre y de maestro del espíritu con los jóvenes; para ello promovió la espiritualidad, inspirada en san Francisco de Sales. El Oratorio de Valdocco no era una escuela donde se aprendían conocimientos, sino una escuela de santidad. Deseaba encarnar la figura del “Buen Pastor” en el trato personal con cada uno de sus muchachos, ayudándoles a convertirse en “buenos cristianos y honrados ciudadanos”.

            La idea central, que dirige la celebración del bicentenario, es “volver a Don Bosco”. No de volver en plan físico, sino de adaptar lo más genuino e importante de la figura y de la obra de Don Bosco, para aplicarlo a nuestro tiempo y en nuestra sociedad. Conocer a Don Bosco es una gracia, que puede fecundar el trabajo y la misión de los educadores de hoy.

Fue canonizado por el Papa Pío XI en 1934, y Juan Pablo II, en 1989, lo proclamó “Padre, maestro y amigo de los jóvenes”.

 

4.- En la primera lectura de hoy, en el libro de los Proverbios, hemos escuchado lo siguiente: «Corriente de agua es el corazón del rey en la mano del Señor» (Prv 21, 1). Fijaros, San Juan Bosco, como dice el libro de los Proverbios, intentó que su corazón fuera un canal de aguas fecundas puestas en las manos del Señor. Y esta lectura de hoy nos invita a nosotros a convertir nuestro corazón en un canal de agua puesto en las manos del Señor.

Y ahora vamos a hacer un gesto expresando eso que estamos diciendo. Primer gesto poneros las manos en el corazón, nuestro corazón es un canal (manos en forma de canal) de agua (moved los dedos) en manos (poned las manos juntas) del Señor (elevad las manos). Ahora hacemos todos juntos este gesto mientras que decimos: “Nuestro corazón es un canal de agua en manos del Señor” (Aplausos).

            A ver si es de veras que después saldrá de vuestro corazón un agua muy fecunda en obras de amor, de alegría, de paz. Pero cuidado hemos dicho que es un canal. ¿Dónde nace el agua que canaliza nuestro corazón? El agua que canaliza nuestro corazón sale del manantial del corazón de Cristo. No es un agua nuestra, la tomamos de Cristo, del manantial de agua viva de Cristo. En ese diálogo que tuvo con la samaritana que dijo que ese manantial de agua viva saltaba hacia la vida eterna.

Repetimos el gesto sin hablar: “Nuestro corazón es un canal de agua en manos del Señor”.

5.- Ahora me dirijo a los educadores. El libro de Proverbios ha dicho: «El Señor es quien pesa los corazones» (Prv 21, 2). Los maestros, los padres y pedagogos, deben hacer discernimiento al estilo del Señor: sopesar los corazones, desde la luz de la fe y del amor.

A veces, los educadores estamos tentados de abandonar nuestra tarea y de “tirar la toalla”. Hemos de recomenzar cada día, descubriendo la riqueza, los valores, las facultades, de nuestros alumnos y educandos. Hemos de sopesar el corazón de los alumnos.

Os animo a que tengáis paciencia y a que sepáis de forma individualizada valorar a quienes tenéis delante como educandos vuestros.

6.- Terminamos con una reflexión sobre el pasaje del evangelio en el que Jesús, cuando le echaron un piropo a su madre, dijo: «Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la Palabra de Dios y la cumplen» (Lc 8, 21).

Este año os invito de forma especial a profundizar en la Palabra de Dios que es uno de los dos objetivos prioritarios: aprender el método de la lectio divina.

            Felicitamos a la familia salesiana por este acontecimiento. La venida de las reliquias de Don Bosco nos animará a todos a vivir la llamada a la santidad; el paso de sus Reliquias por nuestra diócesis es una gracia, que nos ayudará a vivir con hondura el Año de la Fe, que pronto inaugurará el Papa Benedicto XVI.

La presencia materna y alentadora de María Auxiliadora nos ayude en este cometido.

Don Bosco, desde el cielo, siga intercediendo por nosotros y nos bendiga de forma especial a la Familia Salesiana y a todos los jóvenes. Amén.

 

Más artículos de: Homilías
Compartir artículo