Juan Muñoz y Herrera

1896 - 1919

Reseña:

Nació en Antequera (Málaga), el 6 de Octubre de 1835. Cursó sus estudios en el Seminario Conciliar de Málaga. Ordenado sacerdote en 1859, ejerce de párroco en Mollina (Málaga), y posteriormente en las Parroquias de San Pedro y la de San Sebastián de Antequera (Málaga), donde también ejerció la labor de arcipreste.


En 1875, pasó a ser canónigo Magistral del Cabildo de Granada, en donde se dedicó profundamente a comunicar la grandeza del culto divino, tanto el litúrgico como el espontáneo y popular. Fue también Vicario General, Subdelegado Castrense, y Rector y Profesor del Seminario.


Fue nombrado obispo de Ávila el 19 de Agosto de 1890, consagrándose obispo en Granada el 12 de Octubre. Y desarrolló su ministerio en Ávila durante cinco años.


El 9 de Febrero de 1896 es nombrado Obispo de Málaga. Pasa la Navidad en su tierra natal de Antequera y el día 14 de Enero de 1896, coge el tren para Málaga, en donde es recibido, primero en la estación de Bobadilla, y después en la estación de Málaga, por el Alcalde y el Gobernador Militar, siendo llevado hacia la Catedral en el coche de caballos de los señores Larios.


Hizo varias visitas pastorales a la diócesis, que él ya bien conocía, tratando de solventar las necesidades de los fieles. En 1903 inauguró el Colegio de Agustinos de Ronda. Y en 1907 puso la primera piedra de la parroquia de San Miguel de Miramar y el 7 de Julio de 1907 la del Templo del Sagrado Corazón de los PP. Jesuitas. También en 1907, tuvo que atender a las necesidades que levantó la gran inundación por desbordamiento del Guadalmedina, que llegó a destruir 1500 casas.

Lo más destacado de la época de D. Juan Muñoz es la celebración en 1909 del Sínodo Diocesano, una magna asamblea para adaptar la actuación pastoral a las nuevas necesidades, clausurado el 26 de Diciembre de 1909.


En 1915, ya anciano y achacoso, solicita un obispo Auxiliar, que le relevase en las obligaciones más necesarias, y le conceden como tal a D. Manuel González García.


Y, después de una penosa enfermedad, falleció en Antequera el 26 de Diciembre de 1919. Trasladado el cadáver a Málaga, fue enterrado en la Catedral.


Tiene dedicada una Calle en Málaga, en la zona de Las Flores.