BlogsMás que palabras

Cambia ruido por silencio, oír por escuchar

Publicado: 20/03/2017: 50

Hoy te propongo dos sencillas acciones para comenzar a cambiar el ruido por el silencio, el oír por escuchar; porque estas dos condiciones, silencio y escucha, son necesarias para ganar en capacidad de respuesta al Señor que siempre está hablando durante la catequesis.

La primera: acoge a los niños con un cartel con la palabra silencio

En la catequesis nos encontramos con niños/as que llegan habitualmente acelerados, poco habituados hacer silencio y a escucharse por dentro, con dificultad de prestar atención y escuchar al otro.

Por eso, el/la catequista al comenzar la sesión de catequesis, cuando los niños llegan a la sala, les pide por favor, con cariño y dulzura, que se sienten, y les muestra inmediatamente sonriendo un cartel que tiene escrito la palabra “silencio” y lo mantiene en alto hasta que todos hacen silencio.

La segunda: muestra el cartel cuando hay ruido que impida la atención

Durante toda la sesión de catequesis, cuando haya ruido que impida la atención, encarga a un miembro del grupo, que levante el cartel hasta que todos guarden silencio, recordando “que al Señor se le escucha mejor cuando hay silencio”.

Las dos acciones que he propuesto, en nuestra experiencia cotidiana, han originado algunos cambios, eso sí, lenta y progresivamente:

El primero es que ellos mismos, en ocasiones, cuando se dan cuenta de que hay mucho ruido, cogen el cartel y lo mantienen en alto hasta que vuelve el silencio.

El segundo, es que están creciendo poco a poco en la capacidad de escucha, prestan más atención y se están esforzando cada día más en comprender todo lo que se dice durante la catequesis.

Aunque el verdadero cambio será completo cuando consigamos que los niños y niñas entienda que escuchar no es oír, sino estar atentos y dispuestos a acoger al Señor que nos habla durante la catequesis, haciendo vida las palabras del profeta Samuel: «Habla, SEÑOR, que tu siervo escucha» (1º Sa 3,9).

Y como todo cambio comienza por quien lo tiene que impulsar, te invito a comprobar por ti mismo/a, en tu vida personal, si es verdad que se puede hacer silencio; comprueba como el silencio ayuda a cultivar la capacidad de escucha y por consiguiente a fortalecer la capacidad de respuesta al Señor, que hoy te sigue hablando.

¡Inténtalo! ¡Cambia algo para que algo cambie! ¡Experiméntalo en tu grupo! Verás cómo poco a poco van entrando en el silencio y van creciendo en la capacidad de escucha y de respuesta al Señor.

Y no te olvides, si lo intentas ¡nos debes al menos un mensaje…! Comparte tu experiencia, con los pros y los contras de esta propuesta que te hacemos, todo lo que consideres conveniente con respecto a estos cambios.

Estamos aquí


Manuel Márquez Córdoba

Manuel Márquez Córdoba es sacerdote diocesano y delegado de Catequesis. Párroco en la parroquia del Carmen de Campanillas barrio periférico de Málaga.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.