NoticiaEconomí­a

«El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres»

Publicado: 28/11/2016: 7762

Carta de la hija de Luis López de Sebastián, Irene, ante el homenaje a su padre.

Hace unas semanas, nuestra madre nos comunicó que, tal día como hoy nos reuniríamos en esta casa para celebrar el comienzo de una nueva etapa para Don Luis.

Nosotros queríamos decir unas breves palabras, pero ¿Qué podríamos decir que no sepan todos aquí?

Madrileño de nacimiento y malagueño de adopción, comenzó compaginando su trabajo y estudios con la vida familiar. Su labor en la Diócesis de Málaga siempre ha sido bien valorada por el esfuerzo y dedicación que ha mostrado.

Siempre atento y paciente a cada situación que pudiera surgir en el día a día, con sus compañeros y su familia.

Hace unos años le ofrecieron el cargo de Ecónomo de la Diócesis de Málaga, cargo que aceptó con gusto y al que le dedicó horas de preparación y trabajo.

Y es que su trabajo diario en el Obispado de Málaga no se quedará en un simple “Luis se jubiló”, ya que todo el que lo conoce sabe que él siempre aparecerá por allí para echar una mano.

El trabajo que hace Luis de 7 a 3 lo saben todos ya, pero lo que no saben es el trabajo que hace en casa, las horas que ha dedicado y dedica frente al ordenador. Pero al margen de esa persona trabajadora, responsable, paciente, puntual, etc, hay un esposo y un padre.

Con Maribel, formó una familia y gracias a ella, ha podido dedicar las horas necesarias a su día a día. Nosotros como hijos, siempre le vamos a recordar con su música clásica en el despacho, terminando de hacer las rentas…entre infinidad de cosas. Pero no todo ha sido trabajo.

Aunque tuvo que trabajar y estudiar a la vez, el sacaba tiempo para inventarse un cuento para relajarnos antes de ir a dormir, cuento que continuaba cada noche.

Y aunque durante la semana tuviese mil horas de trabajo, los fines de semana los dedicaba a enseñarnos a patinar, ir al parque a pasear o a los montes de Málaga a desayunar.

Eran especiales los días en los que tocaba grabar una cinta de audio con lo que habíamos hecho ese fin de semana o simplemente cuando nos grababa cantando.

Recordamos con alegría el día que salíamos del colegio y estaba en la puerta esperándonos, O cuando paraba de trabajar porque el pollito que habíamos comprado en la puerta del colegio apenas se movía y lo poníamos al calor de la luz de su lámpara de trabajo.

Realmente podríamos estar horas contando historias que están grabadas en nuestro corazón.

Siempre ha estado a nuestro lado, haciendo lo que mejor sabe: escuchar y aconsejar. Una cosa está clara y es que los hijos son el reflejo de sus padres y nosotros, gracias a Dios, tenemos unos padres que nos han criado en una vida llena de valores basados en la justicia, la libertad, la responsabilidad, la honestidad, el respeto y la equidad entre otros.

Los últimos años han estado llenos de alegrías, pero también de tristezas. Y el tema de la salud es algo que desanima a todos. Aunque el siempre pone su mejor cara y aun estando en la cama de un hospital ha sido fuerte y paciente. Fuerte por salir adelante y paciente con nosotros.

Ahora también veis a Luis como lo vemos nosotros.

Gracias por todo y por tanto Don Luis

Gracias por todo y por tanto Papá!!!

 

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga