NoticiaLiturgia

FERMÍN NEGRE. Comentario al Evangelio de hoy, sábado 8 de agosto

Publicado: 03/08/2020: 123214

Padre desesperado. Su hijo sufre lunatismo -no confundir con selenofilia-. Los discípulos no han podido curar al pobre zagal.

Todo hay que decirlo. Ese día Jesús tuvo una mala noche, dormiría poco y se levantó con un humor poco divino. «¡Generación incrédula! ¡Hasta cuando tendré que soportaros!» No los mandó al guano de milagro. Menos mal que no pasábamos por allí. ¡Qué carácter!

Pero Jesús no es de los que se rinden ante alumnos difíciles. Al contrario, es el maestro capaz de extraer lo mejor de sus educandos. En vez de buscar otros candidatos más brillantes, mantuvo la esperanza en aquellos hombretones que todavía andaban en la adultescencia de la fe.

Cuando crees, los milagros se van sucediendo porque ves la mano cariñosa de Dios actuando en todas partes y en cada persona. Es como aquel dueño de «El circo de las mariposas». Vidas quebradas que con un poco de confianza y autoestima se recomponen para dar el mejor espectáculo del mundo.

Si no has visto este corto, no sé a qué esperas. Y si lo has visto, te emocionará verlo otra vez. Está en YouTube. ¡Qué modo de ir por la vida rescatando a lo que la sociedad había desechado y dado por perdido! Una manera de vencer tus demonios es conociéndolos, poniendo nombre a cada enemigo que intenta dinamitar tu caminar.

Con un poco de fe moveremos las montañas que se nos interponen. No habrá monte que se nos resista ni cumbre que no podamos escalar. Dejar que la fe a lo largo de la subida sea más fuerte que las dudas y los temores. Paso tras paso, partido a partido – que diría Simeone-, aunque el sendero sea ignoto. Seguir ascendiendo.

Decir sí a como Dios quiera, donde Dios quiera, cuando Dios quiera, lo que Dios quiera. Un fiarse que incide en la vida y que cada día suplica: «auméntanos la fe».

Decía san Vicente de Paúl: «Dadme un hombre de oración y será capaz de todo». Con su permiso, parafraseándole: «Dadme una persona de fe y realizará lo imposible».

¡Nos rezamos!

Fermín J. Negre Moreno

Sacerdote