NoticiaLiturgia

FERMÍN NEGRE. Comentario al Evangelio de hoy, viernes 5 de junio

Publicado: 01/06/2020: 49992

Lo que pensamos de Dios juega un papel fundamental en el modo de vida que llevamos. Por ejemplo, no es lo mismo creer en un dios bonachón con bata y zapatillas que le da igual 8 que 80 que creer en un dios airado que manda al fuego a aquel que se aparta de él. Imágenes de Dios. Falsas.

Nos situamos. Estamos en la última etapa de Jesús. Él pregunta: “¿Cómo dicen los escribas que el Mesías es hijo de David?”. Título que no niega, pero que considera incompleto. Sabe que muchos lo están confundiendo. Quiere corregir la imagen que tienen de él. Resuena de fondo aquel “y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”.

¿Cómo este hombre que no tenía ni donde caerse muerto podía ser el esperado Mesías del linaje de David? Rompía la foto que se habían construido. Lo esperaban poderoso, pero se le veía tan frágil. Guerrero, pero como espada la paz. Lleno de títulos, pero se hizo el último. Sentado en el trono, pero hecho de dos maderos.

Todos tenemos imágenes de Dios. Cada uno cree que la suya se ajusta mejor a la verdad. De ahí nacen muchas intolerancias y rechazos hacia los que piensan distinto. Afortunadamente, cuando la “palmemos”, esa imagen se vendrá abajo y aparecerá el rostro de Dios tal cual es. Sabremos, por fin, qué es y en qué consiste el amor. Porque Dios -y en eso estamos todos de acuerdo, ¿verdad? - es Amor.

La mejor forma de conocerle es experimentarle, amarle, seguirle. Y descubriremos que cuando ya creíamos controlarlo, se nos vuelve a escapar como el aire entre las manos.

Es el Dios inabarcable. El Dios de las sorpresas. El Dios siempre nuevo. El Dios que no se deja atrapar en nuestros conceptos. El que siendo de condición divina se hizo uno de nosotros y, a la vez, el totalmente Otro. De noche, andamos todavía de noche. Con mucha sed.

¡Nos rezamos!

Fermín J. Negre Moreno

Sacerdote