NoticiaColaboración

Comercio justo, un proyecto que enamora

Fotograma de uno de los vídeos elaborados por los alumnos del colegio Mª Auxiliadora de Fuengirola
Publicado: 15/05/2020: 2392

Ana Domínguez Ríos, profesora en el colegio diocesano María Auxiliadora de Fuengirola, de la Fundación Victoria, explica un proyecto que se está llevando a cabo en el centro desde el área de religión.

Nuestra historia comenzó en septiembre de 2017 cuando contactamos con el equipo de Cooperación Internacional de Cáritas Diocesana y juntos dimos forma a esta iniciativa de sensibilización del Comercio Justo y Consumo Responsable dentro del Plan de Pastoral y Ecoescuela de nuestro centro. ¡Es un proyecto que enamora!.

Tenemos la posibilidad, de una manera concreta, de favorecer un comercio en el que se asegure un pago justo a los productores, transparencia, condiciones dignas de trabajo, respeto al medio ambiente… Y así colaborar en el desarrollo de los pueblos y la lucha contra la pobreza.

Somos muchos los que queremos responder a la llamada de cambiar nuestro mundo, conscientes de que esto no será posible sin que se produzca  “el cambio interior” en cada uno de nosotros.

Así que, sin olvidar el cultivo de la interioridad, queremos que nuestros alumnos busquen soluciones a los problemas actuales y conozcan que hay otra forma de producir, comerciar y consumir, colocando a las personas y al planeta en el centro de la actividad económica.

¿Cómo lo hacemos? Estudiamos desde el área de religión con los alumnos de 4º de ESO en qué consiste el Comercio Justo y ellos son los que se encargan de sensibilizar e informar al resto de cursos del centro a través de teatros, exposiciones o videos.

Enviamos catálogo de los productos a las familias y son los alumnos de 4º Eso, a través deuna cuenta de correo, desde el área de TICS, los que colaboran en la recepción, organización y entrega de pedidos. Colocamos trimestralmente un punto de venta de productos de Comercio Justo en nuestrocentro, los días de entrega de notas.

Nuestro objetivo no es conseguir muchas ventas sino ir poco a poco tocando el corazón de nuestros alumnos y propiciar cambios en los hábitos de consumo de las familias. Por eso nos anima a continuar con este proyecto, escuchar de nuestros alumnos:

“Gracias a esta iniciativa personas como yo hemos abierto los ojos y descubierto las barbaridades por las que pasan muchos”. “Ésto debería ser una asignatura más en el colegio”. “Solemos ir con prisas a todos lados y no nos damos cuenta de cómo es la vida”. “Tenemos que intentar que ésto se “popularice” para que las personas lo conozcan”.“ Deberíamos concienciarnos más y descubrir la vida que hay detrás de cada producto”.

Una mirada atenta a la crisis del COVID-19, que ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad del ser humano y de nuestro sistema económico, despierta la esperanza de soñar con un cambio global.

En este enlace de facebook se puede ver uno de los vídeos elaborados por los alumnos del centro

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga