NoticiaDiócesis

Sacerdotes de reciente ordenación se reúnen en la Casa Diocesana de Espiritualidad

Publicado: 15/10/2013: 3012

Un grupo de 15 sacerdotes de reciente ordenación han participado en un encuentro celebrado en la Casa Diocesana de Espiritualidad Beato Manuel González para poner en común sus experiencias y vivencias pastorales. Esta jornada fue convocada por el Obispo de Málaga, Don Jesús Catalá, que se sumó al encuentro y compartió varias horas con los sacerdotes. Tanto el obispo como los párrocos realizaron una visita a las obras que actualmente se ejecutan en el edificio.

El sacerdote José Javier García, párroco de Mollina y de Fuente de Piedra, fue uno de los participantes. «Los párrocos que hemos asistido estamos en sitios muy distantes de la Diócesis; es bueno que haya un ámbito, como éste, en el que nos encontremos». José Javier subrayó la importancia de la convocatoria, realizada por el Obispo de Málaga, así como el hecho de que Don Jesús Catalá se acercase personalmente al Seminario para compartir varias horas con ellos. «Ha resultado una visita muy enriquecedora, y una ocasión única para vernos todos juntos».

La jornada será la última que se celebre este año dentro su categoría. José Javier explica que son tres los encuentros de este tipo que se organizan anualmente, como instrumento para mantener la cohesión pastoral y para compartir las experiencias que cada sacerdote vive día a día en su parroquia. A jornadas como ésta están llamados los párrocos de reciente ordenación, hasta los cinco años de ejercicio. «Normalmente hay un día al año en el que también salimos de Málaga para acercar nuestras vivencias y poner todo en común. Vemos las cosas que desde nuestras parroquias queremos hacer y no podemos; y las que hemos conseguido también».

Este encuentro ha tenido la peculiaridad de celebrarse en la Casa Diocesana de Espiritualidad Beato Manuel González, en obras para adaptarse a la normativa vigente. Tanto el obispo como los sacerdotes, provistos de cascos de obra, visitaron el edificio y fueron testigos de las actuaciones que se están llevando a cabo.

«Don Jesús nos ofreció la posibilidad de visitar las obras que se están haciendo. La verdad es que nos causó impresión, porque estábamos acostumbrados a ver ese salón grande, donde se celebraban todos los encuentros, y ahora al entrar se encuentra uno los huecos». Pero José Javier no duda a la hora de definir esas obras como «necesarias», para mantener la función que el edificio ha ido cumpliendo desde hace años. «Todos sabemos que se están diciendo muchas cosas, incluso en los medios de comunicación, sobre esas obras. Nos han explicado que son unas obras necesarias, porque o bien se adaptaba el edificio a la normativa vigente o se cerraba, en caso de que no cumpliera las condiciones adecuadas». «Aunque sea cara, es una obra necesaria, de lo contrario no podría seguir cumpliendo la función que tiene encomendada para atender a las necesidades de la Iglesia de Málaga», apunta José Javier.
 

Autor: Ana Oñate