NoticiaOpinión

La Cumbre de Durban

Publicado: 12/12/2011: 1324

Con un acuerdo de mínimos y a última hora, se cerró el domingo la llamada cumbre de Durban sobre el calentamiento de la Tierra. Tampoco los periódicos han recogido sus debates con la importancia que merece tras doce días de intensísimo trabajo.

Por ejemplo, en España ha tenido mucha mayor difusión el derbi Madrid-Barcelona. Será el signo de los tiempos, o, mejor dicho, el signo de una sociedad hedonista –la del desarrollo y el consumo- que prefiere mirar para otra parte cuando aparecen negruras en el horizonte de su bienestar. Lo que sí ha quedado claro es que el límite del calentamiento global está sobrepasando peligrosamente los dos grados centígrados que estudió la cumbre de Kioto, aquella que lanzó oficialmente la primera voz de alerte. Por cierto, la información científica ha dejado claro que el calentamiento ha sobrepasado ya el límite de dos grados y la barrera de la precaria seguridad general actual, se establece en alrededor de tres grados. Esa sería la frontera roja. Han proliferado también las propuestas de soluciones que, desde luego, llevarían consigo determinados sacrificios en los comportamientos generales, pero la asamblea los ha aplazado hasta el año 2.020. Ni siquiera ha aceptado su adelanto a 2017 como proponían los países menos desarrollados. En fín, una vez más queda claro que las soluciones humanas proceden del corazón del hombre, aquel que solo Jesús puede transformar. No del consejo de políticos y representantes. 

Autor: José Luis Navas

Más noticias de: Opinión