NoticiaOpinión

Hay que dar cuartelillo

Publicado: 28/12/2011: 2685

¡Quien sabe cual será la peripecia de este gobierno! Pero, como dicen los castizos, hay que darle cuartelillo. Siquiera cien días que manda el uso normal y cortés de la política. Vamos a dejarlo, al menos, en cincuenta, hombre. Es que los partidos se han echado encima de los aún apenas estrenados ministros.

Se entienden las prisas, pero nadie tiene una varita mágica. Los que ven pasar la vida arrastrando cada mañana la pena de la noche anterior, están moralmente autorizados para jalear a los que mandan. Además, tienen el derecho, el deber incluso, de hacerlo. Los demás, en cambio, deberían meter en el cajón de la paciencia sus demagogias teatrales. En el mundo que nos ha tocado vivir, en el que nadie sabe por dónde anda el futuro, las recetas milagreras pierden su sentido cuando terminan las campañas y entramos en faena.

Vivimos en el epicentro del oportunismo; hace tiempo que nadamos en la vaciedad de las ideologías. Todas se han aplicado ya como instrumentos supuestamente válidos. Las ideologías presentes son ya viejos instrumentos que han intentado, una y otra vez, instalar la justicia en el desierto materialista que nos rodea. Este desierto, sin amor, más poblado de propuestas que de medios efectivos para dar de comer al hambriento y trabajo al que lo ha de menester, está cansado. No escribo desde la derecha. Tampoco desde la izquierda. No se ya qué quieren una y otra. Solo siento el resuello de los que tienen lógica prisa por encontrar, alguna vez, la distribución equitativa de la riqueza de la tierra. En el evangelio –dice el Papa- está el camino para salir de la crisis. 

Autor: José Luis Navas

Más noticias de: Opinión