NoticiaOpinión

Periodistas, por Rafael Pérez Pallarés

Publicado: 23/01/2014: 5248

El desempleo llegó a los periodistas. Y la precariedad laboral. Las condiciones que determinadas empresas imponen a los trabajadores de la comunicación los puede llegar a convertir en esclavos. Esclavos que trabajan para una ideología sin ver la luz del sol. Otros directamente pierden su puesto de trabajo.

El abaratamiento en los costes de producción, los recortes salariales o las condiciones extremas de trabajo favorecen, en algunos casos, unas condiciones de trabajo injustas. El periodista de raza, máxime si es joven y necesita sobrevivir, apechuga con lo que le den. Le apasiona su trabajo. Busca una salida. Pero ¿quién se beneficia? Determinadas empresas. Hay quien se beneficia de un trabajo de cierta calidad explotando a redacciones y reporteros.

El periodismo se ha caracterizado, además, por su carácter de denuncia. Pero ¿quién denunciará el desempleo o la precariedad laboral a la que algunos medios de comunicación empujan a sus trabajadores? ¿El propio medio que busca subsistir en medio de la crisis?

Autor: Rafael Pérez Pallarés, delegado de medios de comun

Más noticias de: Opinión