BlogsÓptica de fe

La familia, patrimonio de la humanidad

Publicado: 12/06/2012: 540

Benedicto XVI recordó, en su primer discurso al llegar a Milán, para el VII Encuentro Mundial de las Familias, a aquellas familias que han sido más duramente golpeadas por la crisis económico-financiera actual y solicitó la generosidad solidaria de los cristianos.

También recordó a los santos y beatos que guiaron a la Iglesia de Milán: san Carlos Borromeo, san Ambrosio, san Carlos, beato Cardenal Andrés Carlos Ferrari, beato Alfredo Ildefonso Schuster, así como a Pablo VI, que fue arzobispo de Milán antes de su ministerio como Sumo Pontífice. Aludió a una santa, esposa y madre, Gianna Beretta Molla, e hizo hincapié en la importancia de la transmisión de la fe a las nuevas generaciones. 

El Papa relacionó la fe en Jesucristo con el bienestar que puede vivirse en la familia, a la que calificó como patrimonio principal de la humanidad.

El matrimonio cristiano es la historia del amor y de la unión entre un varón y una mujer, lo que no es algo cultural o cambiante sino que hunde sus raíces en la esencia más profunda del ser humano cuya vocación al amor forma parte de su ser, creado a imagen de Dios.

La familia, fundada en el matrimonio, afirma el Santo Padre, constituye un patrimonio de la humanidad, una institución social fundamental; es la célula vital y el pilar de la sociedad, tanto para creyentes como para no creyentes. El futuro de la humanidad se fragua en la familia.

El Papa nos recuerda que las notas características del amor humano son la exclusividad, la fidelidad, la permanencia en el tiempo y la apertura a la vida, que son el sustento de la comunidad de vida y de amor o matrimonio. Los esposos cuentan con la ayuda de la gracia, por lo que son capaces de vivir estos valores.

En nuestros días, los valores fundamentales del matrimonio y de la familia están amenazados por la secularización y por la presión de leyes injustas, que se aplican con menoscabo de la auténtica institución familiar.

Benedicto XVI, valientemente, califica de “uniones de amor débil” a otro tipo de uniones que no contienen los valores arriba citados. En una sociedad en la que prima el relativismo, bajo el amparo de la tolerancia, se quiere imponer la dictadura de una libertad anárquica que no deja de ser una pseudo libertad, por la trivialización de la persona y de su sexualidad.

Uno de los principales cánceres de nuestra sociedad son las separaciones y los divorcios. A los que sufren estas rupturas, el Papa les dijo que son importantes para la Iglesia y que deben buscar apoyo en las comunidades eclesiales. Porque una cosa es la adecuada vivencia de la identidad cristiana y otra el acompañamiento, por parte de la comunidad cristiana, a los que sufren estas rupturas en sus familias. Y es que, según el Obispo de Roma, es en la familia donde se experimenta por primera vez que el ser humano no está creado para vivir encerrado en sí mismo sino para la relación con los otros, por lo que el egoísmo ha de ceder a la entrega, que genera la paz.

Autor: Esperanza Sanabria


Esperanza Sanabria Chamizo

Esperanza Sanabria Chamizo es cristiana, esposa y madre, profesora e investigadora en el campo de la Psicología. Desarrolla su labor profesional en la Universidad de Málaga y en el ISCR San Pablo.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.