BlogsÓptica de fe

La voluntad de Dios

Publicado: 06/11/2012: 547

Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo, le pedimos al Señor cuando rezamos el Padrenuestro. ¿En qué consiste la voluntad de Dios?

Al comienzo de su actividad pública, Jesús predica diciendo a la gente: «Se ha cumplido el plazo y está cerca el reinado de Dios: arrepentíos y creed la buena noticia» (Mc 1,15). 

Dios quiere que nos volvamos a Él, que creamos en el Evangelio, que vivamos nuestra vida, con Él, como nuestro Rey y Señor.

Para ello es importante darnos cuenta de que nada ni nadie puede impedirnos procurar realizar la voluntad de Dios cada día, si mantenemos nuestra fe-esperanza-caridad firmes en Dios y si procuramos que Dios sea verdaderamente nuestro Dios y no damos cabida a la coexistencia con otros dioses, presentes en nuestro entorno, como son el poder, las riquezas, las diversas formas de adicciones, etc.

Por medio de Jesús caminamos hacia el Padre, con la ayuda del Espíritu Santo, que nos guía hasta la verdad plena (Ver Jn 16, 13).

San Pablo nos recomienda cómo debemos vivir los cristianos para hacernos aceptables ante Dios: «No os ajustéis a este mundo, antes transformaos con una mentalidad nueva, para discernir la voluntad de Dios, lo que es bueno y aceptable y perfecto» (Rom 12, 2). Y, en la misma carta, un poco más adelante concluye: «No te dejes vencer por el mal, antes vence con el bien el mal» (Rom 12, 21). Porque le es fácil, a la debilidad humana, dejarse contagiar por el mal, en concreto cuando nos descuidamos en mantener y fortalecer la auténtica relación con Dios.

Además, vivimos en una sociedad que aprueba y refuerza comportamientos que no se ajustan a la voluntad Divina sino a deseos "inmundos", como relata san Pablo en la carta a los Romanos 1, 19-32.

Sin embargo, nosotros estamos llamados a revestirnos del Señor Jesucristo y no a satisfacer los deseos del instinto (Ver Rom 13, 14).

La voluntad de Dios es que todas las personas humanas se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (Ver 1 Tim 2, 4).

Y, en definitiva, la voluntad de Dios la resume san Pablo diciendo: «Ésta es la voluntad de Dios: que seáis santos» (1 Tes 4, 3 ).
 

Autor: Esperanza Sanabria Chamizo


Esperanza Sanabria Chamizo

Esperanza Sanabria Chamizo es cristiana, esposa y madre, profesora e investigadora en el campo de la Psicología. Desarrolla su labor profesional en la Universidad de Málaga y en el ISCR San Pablo.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.