BlogsÓptica de fe

¡Gracias, Santo Padre Benedicto!

Publicado: 12/02/2013: 487

El día en el que la Iglesia celebra la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, cuya aparición a unos niños inocentes se remonta a 155 años atrás y cuya jornada está dedicada a la oración por los enfermos, el Papa Benedicto XVI hace público su propósito de renunciar a la sede petrina.

La noticia ha movido y conmovido a gran cantidad de personas en todo el mundo y, entre las primeras reacciones, se han establecido comparaciones por las diferencias observadas con respecto a la etapa final del pontificado de Juan Pablo II.

A mí me parece irrelevante establecer ese tipo de comparaciones, por la sencilla razón de que, ineludiblemente, cada persona vive en un momento y circunstancias personales y sociales concretas y porque Dios ha creado a cada ser como único e irrepetible, dotándolo de libertad y conciencia para que pueda ejercer su conducta responsablemente.
Benedicto XVI deja un gran legado cultural, a través de sus numerosos escritos, conferencias, intervenciones diversas, etc., lo que constituye ya una parte del mejor acervo cultural de la historia de la humanidad.

Sus cualidades como profesor, como intelectual, como teólogo y, en definitiva, como hombre culto, en el mejor sentido de la palabra, son indudables y extensamente reconocidas.
En lo que se refiere a su vida religiosa, atendiendo a la orientación de los temas elegidos para las tres encíclicas de su pontificado, que se centran en la vida teologal: la fe, la esperanza y la caridad, advertimos centrada en su profunda relación con Dios y en su voluntad de transmisión a todos de las excelencias de una auténtica vida teologal.

De entre sus virtudes humanas me suelo fijar en su pasmosa humildad, así como en su afable generosidad, lo que, pese a su gran timidez, se adorna con una elegancia infingida e inimitable.

Cuando Benedicto XVI abandone su ministerio como vicario de Cristo en la tierra, se dedicará a una vida de recogimiento y de oración, pero continuará hasta el final de sus días, por su bautismo, su configuración sacerdotal, profética y real con Jesucristo.

Tendremos en la Iglesia, no una sombra del nuevo Papa, sino una gran luz, situada en lo alto de un monte.
 

Autor: Esperanza Sanabria


Esperanza Sanabria Chamizo

Esperanza Sanabria Chamizo es cristiana, esposa y madre, profesora e investigadora en el campo de la Psicología. Desarrolla su labor profesional en la Universidad de Málaga y en el ISCR San Pablo.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.