BlogsÓptica de fe

Tenemos Papa, no Papa a la carta

Publicado: 19/03/2013: 558

El día 13 de Marzo del presente año la Iglesia Católica tiene un nuevo Papa, el Papa Francisco, que ocupa el puesto número 266 de los representantes de Cristo en la tierra.

He disfrutado de lo lindo con la sorpresa que ha causado la elección del nuevo Pontífice. Lo digo, especialmente, por aquellos que decían dudar de la presencia en el cónclave del Espíritu Santo y que apostaban por alguno de los candidatos a la sede petrina como si de un evento deportivo o político se tratara. A pesar de que se difundía por doquier el aserto "Quien entra Papa en el cónclave, sale cardenal", no paraban de hacer sus quinielas.

Al final, el elegido por los cardenales, asistidos por el Espíritu Santo, ha sido contra todo pronóstico periodístico, uno de los no señalados por vaticanistas y comunicadores varios. Y esto teniendo en cuenta los más de 5.500 informadores enviados a Roma para cubrir el evento.

El Papa Francisco es, como muchas de las mediaciones que Dios nos da, una gracia especial para la Iglesia en el actual momento histórico y eclesial. Su espontaneidad, sentido del humor, comunicación directa a los que le dieron el primer recibimiento en la Plaza de san Pedro, la memoria agradecida hacia su antecesor Benedicto, su espiritualidad expresada en la oración, su colegialidad y un montón de etcéteras más, nos han hecho asombrarnos no sólo de su elección, no vislumbrada por los de fuera del cónclave, sino por las gratas manifestaciones de su personalidad, única y atrayente.

Ya hay quien apunta que va a ser difícil etiquetarle: conservador/progresista, sencillo/audaz, serio/con sentido del humor, solemne/espontáneo, con capacidad para improvisar/ con palabras bien meditadas, católico/ecuménico, obispo de Roma/Papa de la Iglesia Universal, etc.

Sin duda, el nuevo Papa ha tenido una gran y buena acogida y aceptación, tanto por sus palabras como por sus gestos, que ponen de manifiesto su sencillez, su trayectoria vital al servicio de los pobres, su manera de conducirse por la vida y muchas otras actitudes y formas de conducta que intuimos y gozamos.

Ahora bien, este mismo hombre, ya ha sido criticado por algunos, debido a sus ideas sobre el llamado matrimonio de personas homosexuales o el aborto, por no pertenecer a la Teología de la Liberación (al menos al grupo que más les gusta), por su supuesta colaboración con la dictadura argentina (cosa que el Premio Nobel de la Paz Pérez Esquivel y otras personas que lo conocen bien han negado tajantemente) y algunos otros antecedentes que se consideran políticamente incorrectos en nuestros días.

Los que se atreven a pensar libremente y dicen lo que piensan se encuentran con un muro, el de la intolerancia de aquellos que no están de acuerdo con lo que no coincide con su manera de pensar y que dan por sentado que es como deberían pensar todos, si no quieren ser tildados de homófobos, inquisidores y otras lindezas por el estilo.
Menos mal que, como ha afirmado Monseñor Amigo la Iglesia existe para evangelizar y no para adaptarse a las circunstancias.

¡Felicidades! Tenemos Papa, mas no Papa a la carta.
 

Autor: Esperanza Sanabria


Esperanza Sanabria Chamizo

Esperanza Sanabria Chamizo es cristiana, esposa y madre, profesora e investigadora en el campo de la Psicología. Desarrolla su labor profesional en la Universidad de Málaga y en el ISCR San Pablo.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.