BlogsÓptica de fe

Llevar a María

Publicado: 29/07/2013: 1260

El Papa Francisco acudió a la Basílica de Ntra. Sra. de la Concepción de Aparecida para su primera celebración de la Eucaristía en la JMJ de 2013.

En la Basílica dedicada a la Virgen, en su advocación de la Inmaculada Concepción de Aparecida, patrona de Brasil, antes de la celebración de la Eucaristía, el Papa ora a la Virgen y, entre otras cosas, le dice: quédate aquí… pero ven también con nosotros y, ni corto ni perezoso, se llevó a la Virgen al terminar la Eucaristía para dar con ella la bendición a los más de doscientos mil fieles cristianos que, pese a la lluvia, se habían congregado en el exterior de la Basílica.

Me llamó la atención que, tras finalizar la celebración de la Eucaristía, el Papa Francisco diera la bendición a los asistentes con una imagen de la Virgen de Aparecida alzándola como se suele hacer con las custodias del Santísimo Sacramento del Señor.

Pienso que necesitamos recuperar una expresión de los signos y símbolos litúrgicos que nos faciliten la profundización a nivel espiritual, porque puede ocurrir que estemos tan habituados a ellos, debido a su repetición que, si no ponemos suficiente atención a lo que está aconteciendo, los vaciemos de su profundidad y, entonces, no dejarían de ser simples actos superficiales y poco beneficiosos para nuestra vida interior.

El Papa Francisco, al portar él mismo la imagen de la Virgen, nos estaba transmitiendo la cercanía de María y la necesidad de llevarla a todos, así como su ayuda a nuestra fe, ya que, como dijo en la oración: tu fe… no ha flaqueado y yo no puedo flaquear.

Debo decir que todo esto me hizo recordar a santa Teresa de Jesús, quien solía acompañarse en sus viajes de una imagen de san José o colocar en el sillón de la priora de su comunidad un cuadro de la Virgen María, con la pedagogía religiosa y la autenticidad y viveza de fe que le caracterizaban.

También Bergoglio manifiesta la autenticidad de fe, la pedagogía religiosa y la personalidad singular de las almas grandes. Así, con sencillez, no sólo ofreció la bendición a los fieles congregados en el interior de la Basílica, sino que se llevó a la Virgen al exterior para impartir la bendición a los que le esperaban fuera del templo.

Además, cuando en el itinerario iba acercándose a los enfermos y no podía llevar la imagen él mismo, se la encomendaba a sus ayudantes en la liturgia, que se vieron interpelados a llevar en sus brazos a la Virgen. Esto me hizo mucha gracia y me recordó otros tantos encargos que animan a los laicos a participar activamente en las Parroquias mediante la solicitud de la corresponsabilidad pastoral por parte de los presbíteros.

Por último, os quiero comunicar otra observación sobre la actitud de nuestro querido Papa Francisco y es que de pronto se le ve sonriente y al momento seguido le cambia el semblante y vemos en sus ojos que está recogido en oración. Parece normal que el Papa rece pero que lo haga en cualquier momento, rodeado de personas, con ruidos y que se le perciba tan claramente absorto en la oración, da cuenta de su interioridad.

Bergoglio acostumbra a pedir que recemos por él y, a su vez, él reza por nosotros. Este flujo de oración es posible gracias a la comunión de los santos de que disfrutamos en la Iglesia de Jesucristo. ¡Pidamos a María que interceda ante Dios por la santidad del Papa Francisco!
 

Autor: Esperanza Sanabria


Esperanza Sanabria Chamizo

Esperanza Sanabria Chamizo es cristiana, esposa y madre, profesora e investigadora en el campo de la Psicología. Desarrolla su labor profesional en la Universidad de Málaga y en el ISCR San Pablo.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.