BlogsÓptica de fe

D. Antonio Dorado, obispo y pastor

Publicado: 25/03/2015: 1275

Las manifestaciones de respeto y cariño se suceden profusamente en estos días marcados por el fallecimiento de nuestro querido D. Antonio, obispo émerito de Málaga y pastor sempiterno.

La veracidad de las cualidades y virtudes de D. Antonio expresadas por quienes lo conocían y trataban, se puede constatar fácilmente por medio de las numerosas coincidencias en las citadas expresiones.

Su sencillez, humildad, cercanía, afabilidad, sentido del humor, amistad, diligencia y otras tantas características de su comportamiento han sido referidas por todo tipo de personas.

La creencia en la comunión de los santos nos alivia el dolor por su ausencia física y nos permite comunicarnos desde la oración y solicitarle intercesión por los que todavía caminamos en la Iglesia peregrina hacia la casa del Padre.

Cada vez que vayamos a rezar a la capilla de Santísimo en la Santa Iglesia Catedral podremos contemplar su tumba y avivar nuestro recuerdo y comunión.

Para nosotros su marcha ha acontecido en cuaresma y lo vivimos con sentimiento penitencial, en cambio para él ha supuesto una anticipación de la Pascua del Señor.

Echaremos de menos sus palabras, sus gestos, su talante sencillo y comunicativo. Recordaremos su bondad, su paz, su generosidad, su interés mostrado por todas las situaciones concretas de sus interlocutores. Añoraremos su contagiosa espiritualidad, pues no hacía falta estar con él en un lugar sagrado para sentir ese espacio como sacral; donde él estaba se notaba el templo del Espíritu Santo de su persona.

Infatigable y jovial, era una delicia escucharle, sabedor de la dignidad de su ministerio como obispo y pastor. Su cercanía y sencillez acortaban distancias, permaneciendo accesible a todo el mundo.

Impulsor de muy diversas tareas pastorales, en lo referente a las familias siempre hemos contado con su apoyo y dedicación en el Movimiento Familiar Cristiano, al que pertenezco, junto con la imponderable labor de nuestro consiliario D. Juan Antonio Paredes, por lo que le guardo profunda gratitud en mi corazón.

Por todo ello, doy gracias a Dios por su persona, por su ministerio, por la profunda huella que deja, por su vida, por sus enseñanzas y por su trato humilde y amable, por la alegría de contar en la Iglesia con tan gran obispo y pastor.


Esperanza Sanabria Chamizo

Esperanza Sanabria Chamizo es cristiana, esposa y madre, profesora e investigadora en el campo de la Psicología. Desarrolla su labor profesional en la Universidad de Málaga y en el ISCR San Pablo.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.