BlogsÓptica de fe

Misericordia sí, pecado no

Publicado: 01/09/2015: 1559

En estos días, a través de las redes sociales, nos han llegado voces que claman por la misericordia ante determinadas situaciones familiares en relación a aspectos pastorales eclesiales. Ante esto digo: misericordia sí, pecado no.

Desde mi óptica de fe, el cristiano no está llamado a cualquier tipo de comportamiento ni a actuar según la moda social imperante.

Como afirma J. Ellul: "La ética cumple su auténtica función cuando enseña al hombre esa sencillísima verdad de que la voluntad de Dios ha sido revelada para ser cumplida".

Ahora bien, ¿Cuál es la voluntad de Dios? ¿A quién le corresponde interpretar el mensaje de la Revelación?

En la actualidad, con el boom de las redes sociales y de los diversos medios de comunicación de masas, las personas vertemos todo tipo de opiniones, muchas de ellas contrarias al proceder de diferentes formas de pensar. Esto, a nivel social es lo propio de una sociedad plural y democrática. Sin embargo, no debería serlo dentro de la Iglesia. ¿Por qué existen planteamientos contradictorios entre cristianos católicos? ¿No seguimos a un mismo Mesías? ¿No tenemos una misma fe, un mismo bautismo, un mismo Dios y Señor?

Retomando la pregunta sobre la interpretación de la Revelación, que yo sepa, le corresponde al magisterio de la Iglesia, es decir, a la jerarquía compuesta por el Papa y los Obispos. El concilio Vaticano II dejó claro que el Papa debe ejercer su magisterio en comunión con todo el Colegio episcopal, formado por todos los Obispos de la Iglesia Católica y viceversa, en orden a salvaguardar la unidad de la Iglesia.

A menudo se hacen circular ideas distorsionadas de lo que el Papa ha expresado, aprovechando para crear opinión en función de los pensamientos de personas individuales, aunque se trate de algún Obispo.

En la Iglesia, todo bautizado recibe la vida nueva por la gracia divina para vincularse a Dios y a su voluntad. Para ello es necesaria la conversión de los pecados. Es aquí donde radica el error de los que hablan de misericordia, porque una cosa es la misericordia con los pecadores, que , por otro lado, en mayor o menor medida o gravedad somos todos, y otra cosa es eliminar esa fase de conversión y querer tapar el pecado con la dádiva de la misericordia.

En palabras de San Agustín: "Tu fe es tu justicia, porque ciertamente, si crees, evitas los pecados; si los evitas, intentas obras buenas, y Dios conoce tu intento, y escudriña su voluntad, y considera la lucha con la carne, y te exhorta a que pelees, y te ayuda a vencer y contempla al luchador, y levanta al que cae y corona al que vence". En cambio, la mayoría de las personas la frase que más recuerda, del que fuera Obispo de Hipona, es: "Ama y haz lo que quieras", que suelen interpretar ponderando más la libertad, entendida sólo como libre albedrío y no como el medio para encaminarnos hacia la comunión y la felicidad en Dios.

El pecado supone el rechazo a Dios, por la autosuficiencia humana, como se nos relatara en el libro del Génesis. ¿Tan poco hemos cambiado desde que se escribiera el Génesis?

Las culturas cambian pero la esencia del ser humano, creado a imagen de Dios, permanece. Y está llamado a la fidelidad porque Dios es fiel, aunque el ser humano se mantenga inclinado al pecado. El progreso humano no consiste en una regresión hacia el pecado del origen de la humanidad sino en cambiar a una vida nueva desde la voluntad amorosa de Dios.


Esperanza Sanabria Chamizo

Esperanza Sanabria Chamizo es cristiana, esposa y madre, profesora e investigadora en el campo de la Psicología. Desarrolla su labor profesional en la Universidad de Málaga y en el ISCR San Pablo.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.