NoticiaHemeroteca

Homilía Mons. Dorado: Celebración del Gran Jubileo y comienzo de un nuevo curso pastoral Curso 1999 - 2000

Publicado: 30/06/2014: 3231

Celebración del Gran Jubileo y comienzo de un nuevo curso pastoral

Curso 1999 - 2000


1.- Estamos en el comienzo de un nuevo curso pastoral de nuestra Iglesia y en las vísperas de la celebración gozosa de los 2000 años del Nacimiento de nuestro Señor Jesucristo.

Pronto se hará público el programa pastoral de nuestra Iglesia diocesana de Málaga para este último trimestre del año y para todo el 2000. Os iré informando con más detenimiento en los próximos domingos.

El tema central del curso 1999-2000 en que se celebra el Jubileo, es la glorificación de la Santísima Trinidad, de la que todo procede, a la que todo se dirige en el mundo y en la historia. Y desde esa perspectiva continuaremos con las tareas preferentes en las que venimos insistiendo en estos cuatro últimos años:

• la evangelización,
• la comunión eclesial y
• la formación permanente.


2.- Nuestro Proyecto Pastoral Diocesano quiere ser una respuesta a las tareas que, a nuestro juicio, tienen la primacía en la Iglesia en la sociedad española.

¿Cuáles son estas tareas?

a). La primera tarea y el primordial problema en la Iglesia en España, hoy, es la transmisión de la fe cristiana, para hacer llegar a los hombres el Evangelio de Cristo, poder llegar a ser discípulos suyos, conocer a Dios y recibir de Él la salvación.

Lo verdaderamente grave y urgente hoy es quiénes y cómo proponer la fe en una era culturalmente postcristiana, con fuertes tentaciones de ateísmo, y cuando están en crisis las mediaciones personales e institucionales que transmitían la fe en épocas anteriores (la familia, la escuela, la cultura y los ámbitos grupales), y prevalecen otras instancias formativas de carácter anónimo (como la TV, la calle, la noche y la música…)

b). La segunda gran tarea en la Iglesia es la preparación de hombres y mujeres que entreguen sus vidas enteras al servicio del Evangelio en las múltiples formas que esa entrega puede tener: ministerio apostólico ordenado, vida religiosa consagrada en la contemplación monástica o en el servicio al prójimo necesitado de salud, de ayuda material o de cultura. Este grupo ha descendido en número.

c). La tercera gran tarea de la Iglesia española es la dinamización de los seglares, ofreciéndoles la necesaria confianza y el protagonismo que les corresponde.

En España estamos en una larga situación de silencio de los seglares en el orden institucional: a la crisis de la Acción Católica han surgido movimientos y comunidades nuevas… Pero no hemos encontrado todavía la forma eficaz para que los católicos seglares, como individuos o como grupos, se hagan presentes en la sociedad democrática y pluralista. Hay que volver a repensar la presencia de los seglares en la vida pública, a la que tienen que aportar la contribución propia de la Iglesia en el orden moral, social y cultural…

En síntesis, el gran tema de hoy para la Iglesia es:

• ¿cómo hablar de Dios al hombre de hoy?
• ¿cómo evangelizar?, y
• ¿cómo formar evangelizadores?

+ Antonio Dorado Soto,

Obispo de Málaga

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más noticias de: Hemeroteca