DiócesisOtros escritos Mons. Dorado

Presentación del stand de Pastoral Universitaria en el Salón Internacional del Estudiante

Publicado: 00/04/1998: 551

PRESENTACION

Desde las primeras generaciones, la Iglesia ha recomen-dado a los creyentes que estén siempre dispuestos a dar razón de su esperanza a todo el que se la pida (cf 1P 3,15). La fe es un don de Dios, pero es también una opción libre de la persona. Y como humanos que somos, los cristianos nos preguntamos qué razones hay para creer hoy en Jesucristo, en qué consiste creer y quién es el Dios en quien creemos. La fe no es fruto o consecuen-cia de una argumentación, pero acepta someterse al juicio de la razón para analizar si la decisión libre de creer es una decisión razonable e intelectualmente seria.

Este diálogo entre la fe y la razón dio origen a un sa-ber que se llama Teología. Y fueron precisamente los Maestros de la Teología quienes fundaron la Universidad allá por el siglo XIII. Aquella forma de trabajar juntos los grandes maestros del saber y de discutir en sesiones públicas los problemas dio pronto como resultado el interés por el pensamiento y por la investigación. Poco a poco, se fueron diversificando los saberes, surgieron los métodos empíricos y se multiplicaron los centros de estu-dio y las bibliotecas. Incluso hubo quien previó, a su modo, lo que serían nuestras universidades. El fraile dominico Campanella nos habla, en La Ciudad del Sol (1602), de una zona de la ciudad que estaría ocupada por hombres sabios dedicados exclusivamente al estudio.

Hoy sabemos que lo suyo no fue un sueño, sino más bien una especie de premonición de lo que sería la Universidad moderna. En cierto sentido, la Universidad es la vanguardia de la cul-tura, pues en sus laboratorios se diseñan, nacen y cobran vida los nuevos instrumentos que nos ayudan a conocer mejor el mundo y a ponerle al servicio de la persona.

Es normal que los cristianos tratemos de estar presen-tes en la Universidad. Pensamos que tenemos algo importante que ofrecer al hombre de hoy y de siempre, y que un futuro sin Dios no sería lo bastante humano para vivir. Pero deseamos que esta presencia nuestra tenga calidad universitaria: que podamos exponer nuestras razones a quienes libremente acepten dialogar, no sólo de una manera privada, sino mediante la enseñanza de la Teología con rango universitario y el servicio religioso a quienes lo deseen.

En nuestro Stand, del SALON INTERNACIONAL DEL ESTUDIANTE, el Secretariado Diocesano de Pastoral Universitaria desea informar sobre quiénes somos, qué hacemos, qué hemos aportado a la historia del pensamiento y de la cultura y qué puede ofrecer hoy a los estudiantes la Iglesia de Málaga.

+ Antonio Dorado,
Obispo de Málaga

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más artículos de: Otros escritos Mons. Dorado
Compartir artículo