NoticiaEntrevistas

Carmen Velasco: «Que la educación sirva a las personas, no a las ideologías»

Carmen Velasco. FOTO S. FENOSA
Publicado: 03/10/2015: 7259

El número de teléfono de Carmen Velasco es uno de los más demandados en nuestra diócesis. Lo buscan los profesores de Religión, pues es la delegada de Enseñanza de la diócesis, y también los directores de la Fundación Victoria, de la que acaba de ser nombrada directora general. Es más amiga de hablar con las personas que de enviarles un mensaje y tiene un deseo claro para este nuevo curso: “que la educación sirva a las personas y no a las ideologías”

¿Cómo recibió su nombramiento como directora general de la Fundación Victoria?

Con emoción, con gratitud y con un gran sentido de la responsabilidad por lo que supone la coordinación de los 34 centros diocesanos. Para mí significa confianza y la posibilidad de apoyar la obra educativa de la Diócesis, que me parece fundamental.

¿Cuáles son las tareas de la directora general?

Se refieren a varios ámbitos. Hay una primera tarea de coordinación del consejo de directores; una segunda tarea de apoyo a la formación de los directivos y una tercera tarea de trabajo conjunto con los directores de los departamentos, que yo creo que es la más importante. En la Fundación hay cuatro departamentos y el trabajo conjunto con ellos es lo que hace posible el seguimiento día a día de los colegios de la Fundación.

En esta distribución del trabajo, es muy importante saber delegar en los demás.

Es fundamental. Ahora mismo la organización empresarial, no sólo la educativa, promueve el “liderazgo distribuido”, es decir, cada uno tiene su sitio, su deber y su responsabilidad, pero somos todos juntos los que tiramos adelante de la empresa (tarea educativa en nuestro caso). El trabajo en red, que es una forma de organizar el trabajo, hace que cada uno sepamos de lo nuestro y lo pongamos en común, para que la obra educativa siga adelante.

Fundación Victoria es una gran institución educativa dentro de la ciudad de Málaga. ¿Qué caracteriza a sus 34 centros?

Yo creo que hay varias características fundamentales. Por un lado, que somos centros diocesanos. Fundación Victoria es la marca, pero seguimos siendo la  Fundación Diocesana de Enseñanza Santa María de la Victoria. Ser diocesanos es algo que no podemos ni queremos perder. Por otro lado, hacemos una apuesta seria por la educación, no sólo por la enseñanza. En tercer lugar, nuestra misión fundamental es la evangelización en la escuela. Y, otra de las características, que la Fundación la tiene a gala desde sus inicios, es que educamos en familia, porque entendemos que la familia es la primera educadora y nosotros lo que hacemos es colaborar con la familia en la educación de los hijos.

Un signo más de la comunión que se promociona en la Diócesis es que sea una Teresiana la que dirija la Fundación Victoria.

Claro. San Pedro Poveda, fundador de la Institución Teresiana, decía que lo fundamental es aunar unos esfuerzos con otros. De él es la frase que te comentaba antes: “Todos hemos de colaborar, cada uno tiene su sitio, su deber y su responsabilidad”. Y yo creo que en ese planteamiento de colaboración y de inserción de la Institución Teresiana en las iglesias locales es una manera de hacerlo. De hecho, hay otros miembros de la Institución Teresiana trabajando en estructuras de la Diócesis. Se visualiza así esa eclesialidad.

¿A qué retos más inmediatos se enfrenta la educación?

Yo creo que hay un reto fundamental que es la aplicación de la LOMCE en Andalucía y en concreto en Málaga. Hay otro reto fundamental que es el tema de la financiación. Ahora mismo el Concierto Educativo no llega a cubrir ni el 50% de los gastos de los centros concertados, lo que nos deja en clara desventaja frente a las instituciones de titularidad de la Junta de Andalucía. Y yo creo que el tercer reto es implicar de verdad a toda la comunidad educativa en el proyecto educativo de los centros. Yo creo que ese reto es fundamental: profesores, personal de administración y servicios y padres unan sus intereses en favor de la educación de los alumnos de los centros.

Un deseo para este curso escolar.

Un deseo… hacer posible para la Fundación Victoria esa nueva estructura organizativa que nos hemos dado. Para toda la educación, mi deseo es que seamos capaces de apostar por la educación y no por los intereses. Hace unos días, el Papa decía en una de las homilías de su viaje a Cuba, que servimos a las personas y no a las ideologías. Mi deseo sería que la educación sirva a las personas y no a las ideologías.

Hay dos noticias que han saltado a la actualidad en estos días. Por un lado el aumento de matriculación de los alumnos de secundaria y bachillerato en la asignatura de Religión, ¿qué lectura nos ahce de estos datos?

El aumento de horas puede deberse a muchas causas. Una causa puede ser, como algunos denuncian (no sé por qué lo denuncian) que, como la religión sirve para hacer la media, los alumnos eligen religión porque es más fácil. Vale, es una lectura. Pero también la lectura puede ser que se está intentando hacer real lo que es legal. Si los centros tienen obligación de ofrecer Religión, los centros la ofrecen y los alumnos se apuntan. Además, se apuntan porque se quieren apuntar, no porque sea obligatorio apuntarse. Algunas veces hemos denunciado que en Bachiller era muy difícil apuntarse a Religión y ahora parece que la legislación, más bien, la práctica, está haciendo posible esa elección. Yo creo que también se da este aumento por la gran labor que la inmensa mayoría de los profesores de Religión hacen, además la Religión es fundamental en la formación de los alumnos, sean o no practicantes de esa Religión. Una cosa es la asignatura de Religión y otra cosa es la pertenencia con la vida a una determinada fe religiosa. Es curioso, también han aumentado las horas de Religión Evangélica, pero parece que el problema es la Religión Católica, cuando el estado tiene firmados acuerdos con cuatro confesiones religiosas. Da la impresión de que el problema de la enseñanza en España se acabará cuando se quite la Religión de la escuela, lo cual es una falacia, pero es lo que vende titulares. Algún análisis no ideológico habría que hacer del tema.

Entonces, ese número de horas aún puede variar.

La Junta de Andalucía ha tenido que habilitar la posibilidad de que los alumnos se matriculen en Religión en Bachillerato de Arte porque el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha dicho que, cautelarmente, no es legal que a unos alumnos se les niegue la posibilidad de matricularse en Religión, el Bachillerato artístico no la ofrecía, con lo que nadie se podía matricular. Ahora se ha abierto el plazo de matriculación y puede ser que aumente el número de alumnos matriculados. La Junta de Andalucía cierra las certificaciones en el mes de noviembre, cuando tendrá los datos oficiales. Yo esa noticia de que han aumentado en más de 1.200 horas, no sé de dónde vienen. Es cierto que hay más alumnos y más horas, eso es un dato objetivo, pero hay análisis que no se pueden hacer aún porque realmente los datos no los tiene nadie.

Parece un contrasentido que justamente lo alumnos de Arte no estudien Religión, cuando, históricamente, la Religión ha impregnado el Arte.

Hay profesores de Secundaria y de Bachiller que imparten Historia del Arte o Historia y se quejan de la incultura religiosa y de la dificultad que eso supone para trabajar con los alumnos grandes períodos de la historia. Véase el Románico, el Gótico, el Renacimiento, el Barroco… incluso momentos de la historia que no han sido especialmente brillantes para la religión, como la época de las guerras de religiones. Pero hay que saber para poder analizar y yo creo que, muchas veces, lo que nos pasa en España es que, como sabemos poco de algunos temas, decimos muchísimas tonterías.

 

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la delegación de medios de comunicación de la Diócesis de Málaga. Está cursando estudios teológicos en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Juan Pablo II.

enllamasfortes