NoticiaEntrevistas

Ramón Acosta y Rosa Bejarano: «Un matrimonio de cine es el que escribe su propia película»

Ramón Acosta y Rosa Bejarano en el cine · Autor: S. FENOSA
Publicado: 20/01/2016: 5204

«Algunos en un cine declaramos nuestro amor, todos hemos soñado, despiertos con un matrimonio de cine», así explican Ramón Acosta y Rosa Bejarano cómo nació el proyecto que hoy es una realidad, el libro “Un matrimonio de cine”.

Esta obra tiene una primera parte: “Aprender a amar, ¡y un poco de cine!”, ¿cómo se les ocurrió?

La historia de ese primer libro responde a la necesidad de dar respuesta a la situación de muchas personas amigas nuestras que tuvieron problemas de ruptura matrimonial y pensamos que era necesario hacer algo para llegar un poco antes. Algo destinado a esas parejas jóvenes, de novios, recién casados… para ayudarles a dialogar sobre las cosas realmente importantes, para que vayan cambiando de actitud, se vayan adaptando a las situaciones y el matrimonio funcione. Aquel primer libro era un proyecto por lo civil, destinado a personas no creyentes. Quisimos salir al atrio de los gentiles. Este segundo libro está destinado a los matrimonios y parejas que quieren profundizar un poquito más, trabajar en grupo y en comunidad y avanzar juntos.

“Kon-Tiki”, “Family Man”, “Revolutionary Road”, “La vida es bella”, “Jugando con el corazón”, “Annie Hall”, “Comprométete”, “En un mundo mejor”, “El vele pintado” y “De dioses y de hombres” son las diez propuestas cinematográficas, ¿por qué éstas?

La verdad es que estas diez películas, que van desde los años 70 a 2012, son la excusa para hablar de los temas importantes y para que las parejas dialoguen sobre el amor, la sexualidad, la paternidad responsable, la educación de los hijos… Para captar la atención de los jóvenes, sobre todo, era mucho más fácil acudir al lenguaje audiovisual que al literario.

¿Es vuestro matrimonio un matrimonio de cine?

Nuestro matrimonio es un matrimonio al que le encanta ir al cine. Estamos en período de producción. Nuestra vida es una película que estamos construyendo día a día. Tenemos un buen director (el Señor), los actores progresan adecuadamente, pero lo más importante es que estamos haciendo la película. Nosotros queremos que nuestro matrimonio sea algo narrativo, que va demostrando que la Rosa que yo conocí no y el Ramón que conoció ella no somos los mismos, sino que vamos cambiando y somos un matrimonio que está en período de producción.

El libro cuenta con un tercer autor, el sacerdote Alfonso Crespo, ¿qué papel ha tenido cada uno de los autores?

Queríamos hacer ver que la experiencia de construir un matrimonio es una labor que no sólo compete a la pareja, sino también a la comunidad eclesial, por eso nos parecía que, en este proyecto de acompañamiento familiar, era importante la presencia de un sacerdote. Y la obra se ha enriquecido con la experiencia de los tres.

¿Cuál es vuestra escena favorita de una película?

Sin lugar a dudas, la escena de "La vida es bella" en la que el padre desfila al estilo militar mientras el hijo está escondido. Es una forma preciosa de mostrar con un poco de diversión lo más importante que puede haber en la vida: la entrega de un padre por un hijo, de un cónyuge por otro… así me gustaría verme: capaz de entregarme con muchísimo amor.

¿Cómo hay que trabajar el libro?

“Un matrimonio de cine” no es un libro de biblioteca, es un libro probado y trabajado durante dos años con parejas y matrimonios reales de varias parroquias de la ciudad. Unos a las puertas del matrimonio, otros recién casados y otros a los 10 ó 15 años de la boda. Todos han ido aportando y enriqueciendo la obra. No se trata de dar una charla, sino de promover el diálogo, la escucha, el perdón de una manera sencilla, sentándose juntos a ver una película. En cada capítulo se presenta una película, se profundiza en los valores que transmite dicha cinta y se suscita el debate. Se ofrece la propuesta de la Iglesia sobre la belleza del matrimonio y la familia: ante lo que puede parecer un ambiente negativo sobre la familia, parece que sólo son noticia las rupturas, los divorcios, los abortos… nosotros defendemos que es necesario presentar la propuesta de la Iglesia sobre la belleza del matrimonio y la familia. No se trata de ir contra nada, sino de presentar lo positivo, afirman los autores.

Sois Máster en Ciencias del Matrimonio y la Familia y especialistas universitarios en Pastoral Familias. ¿De dónde surge vuestro trabajo y empeño por la familia?

Surge de la forma más natural. Nacieron nuestras hijas y comenzamos a pensar de qué forma podíamos ir consolidando nuestro matrimonio sobre valores fuertes, sobre roca, y prepararnos para educar a nuestra hijas, no sólo con razonamientos, sino empapando nuestra vida. Pero, en realidad, nuestro compromiso con la familia viene de antes, pues acompañábamos parejas de novios desde hacía mucho tiempo. En este tiempo, hemos vivido una conversión muy grande y hemos comprendido la belleza del amor y la familia, como nos lo presenta la Iglesia. Y siempre, confiando en que el Señor guiará a nuestras hojas para que capten lo que queremos transmitirles. Para nosotros, este recorrido se resume en la frase de Juan Pablo II: don y tarea. Hemos recibido tantos dones que han enriquecido nuestro matrimonio y nuestra familia, que no podemos menos que decir que eso que hemos recibido tenemos que expresarlo y compartirlo con quien pueda necesitarlo. Lo que recibimos como un don, se convierte ahora en una tarea preciosa.
 

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la delegación de medios de comunicación de la Diócesis de Málaga. Está cursando estudios teológicos en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Juan Pablo II.

enllamasfortes
Artículos relacionados
Nada es irremediable