NoticiaSeminario

«Dios no llama a los capaces, hace capaces a los que llama»

Publicado: 17/03/2017: 6140

El domingo 19 de marzo, celebramos la fiesta de San José, patrón de los seminarios. En Málaga, son un total de 22 los jóvenes que se preparan para ser sacerdotes. Junto a los tres formadores, componen la comunidad del Seminario.

Los responsables de la campaña vocacional, que este año se celebra bajo el lema “Cerca de Dios y de los hermanos”, afirman que «la llamada que Jesús nos hace a cada uno es lo que más nos une y nos ayuda a superar las dificultades que pueden aparecer entre los hermanos, como en cualquier familia». Según los seminaristas, «nuestros formadores nos guían cada día para parecernos a Jesús Buen Pastor».

Los seminaristas de la diócesis responden a preguntas sobre su vida, su vocación y su trabajo. «Dios llama a los que quiere», dicen; y, lanzan un mensaje a quien quiera escucharles: «no tengas miedo en preguntarle a Dios: “¿Qué quieres que haga?” ¡Ánimo! Dios tiene un plan para ti, para hacerte feliz». Y lo dicen, porque ya lo viven.

¿Por qué quieres ser cura?

José Miguel Porras: Para llevar a Dios a la gente y que vivan desde Él.

Enrique Mateo: Para entregar todo mi “yo” al que todo me ha dado. Anunciar el gran amor que nos tiene y que nos quiere regalar.

Jorge de Jesús: Porque veo que el Señor me llama a ese estado de vida, a una entrega total a Él y a los demás mediante el camino sacerdotal.

Alessandro Cortés: Para responder la llamada de Cristo que me pide continuar su misión todos los días, a todas horas y a todo el mundo llevando Su Palabra que es Camino, Verdad y Vida eterna.

Ernesto Ruiz: Para poder servir al Señor sirviendo a mis hermanos, ayudarlos a encontrar los “por qué…” de sus vidas, acompañarles en el crecimiento espiritual…

¿Qué espera la gente de un cura?

José Miguel Porras: Alguien cercano que los acoja y los escuche, que los conduzca a Dios, y que
facilite el encuentro con el Señor.

Enrique Mateo: El lema de esta campaña: Cerca de Dios y de los hermanos.

Carlos Samuel: Que seamos como Cristo Buen Pastor, es decir, que demos la vida por el pueblo
encomendado.

Jorge de Jesús: Esperan que seamos fieles, que tengamos un corazón de Buen Pastor y que estemos bien preparados.

Alessandro Cortés: Desean ver en el sacerdote a otro Cristo, un Buen Pastor, cercano, sencillo, humilde y austero que les cuide, les proteja y dé su vida por ellos.

Ernesto Ruiz: Escucha, acompañamiento, servicio, diálogo, fraternidad, enseñanza y, sobre todo, ver a Cristo en sus actos y en sus palabras.

¿Qué te aporta la comunidad?

José Miguel Porras: Un constante aprender de los hermanos.

Enrique Mateo: La posibilidad de compartir nuestra alegría de sentirnos llamados por el Señor a una misma tarea.

Alessandro Cortés: Me aporta vida, apoyo, conocerme mejor a mí mismo y trabajarme interiormente, poco a poco, para ir ensanchando el corazón cada vez más y que quepan todos.

Ernesto Ruiz: Alegría, fraternidad, conocimiento de mí, de mis fortalezas, mi potencial y mis debilidades.

Aarón Benzaquén: La comunidad me aporta renunciar a mi egoísmo en muchas ocasiones, integrar cada uno de nuestros defectos y virtudes para conseguir ser una comunidad más diversa y rica. En definitiva, vivir la unidad en clave de fe y entrega.

¿Qué es el Seminario?

J. M. Porras: El lugar donde me formo para ser sacerdote, donde me voy moldeando para ser un Buen Pastor. Enrique Mateo: El tiempo de discernimiento, de afianzar mi sí y prepararme para ir al  encuentro de los hombres y de Dios.

Carlos Samuel Córdoba: Es la escuela donde uno aprende a ser discípulo y apóstol de Cristo.

Jorge de Jesús: El Seminario es la casa donde nos formamos y preparamos a todos los niveles, es nuestra segunda casa pero con más hermanos, cada uno con sus experiencias pero todos con una misma ilusión, que es hacer la voluntad de Dios.

Alessandro Cortés: Un lugar para discernir la llamada y encontrarte cara a cara con Jesús.

Ernesto Ruiz: Es el semillero donde brota y se cultiva la vocación, donde se forja el alma de los futuros sacerdotes y se bruñe el corazón de Buen Pastor.

Fernando Patabobe: El lugar donde me formo y donde voy descubriendo lo que estoy llamado por Dios a ser.

¿Por qué es importante la formación?

Alessandro Cortés: Te ayuda a conocer el misterio de Dios. Te ayuda a establecer una base intelectual y teológica necesaria para responder mejor a la vida diaria del futuro sacerdote y servir mejor a la comunidad.

Manuel J. Otero: Porque hemos de conocer en profundidad lo que creemos y a lo que vamos a dedicar toda nuestra vida, para poder dar razones de nuestra fe y ayudar a los demás a que tengan una fe y una vida cristiana firme en Dios, perteneciendo a la Iglesia y haciéndola crecer mostrando a todos a Cristo con el mejor testimonio, el de la vida.

Ernesto Ruiz: Porque es necesario configurarme con Cristo, conocer su todo, lo que es nuestra madre Iglesia, prepararme para poder servir dignamente en una comunidad con todas las exigencias que implica.

Aarón Benzaquén: Considero que supone hablar desde el conocimiento de lo vivido a los hermanos en la fe. Nadie puede dar lo que no tiene y hoy se necesitan sacerdotes que den razones de su fe con palabras y obras ante un mundo que le da la espalda a Dios.

¿Qué es para ti la oración?

José Miguel Porras: Alimentar mi relación con Dios, en la que se basa mi vida.

Carlos Samuel Córdoba: Es un encuentro personal, por medio del cual Dios me habla e interpela mi vida.

Alessandro Cortés: Es donde Jesús te escucha, te limpia y te besa las heridas, es donde Jesús te sirve y te consuela, para que tú, imitándole, sirvas y consueles a tus hermanos.

Ernesto Ruiz: Es el encuentro con mi mejor amigo, mi padre y hermano. Es el alimento para que todo lo que Dios tiene planeado para mí y mis hermanos.

 

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga