NoticiaFormación

Estudiar teología no es un "hobby", sino algo más vital y profundo

Apertura de curso 2017-18 de los Centros Teológicos. FOTO: F. J. ARROCHA
Publicado: 08/10/2017: 686

«El estudio de la teología no es solo para conocer intelectualmente los contenidos de la fe, sino para vivir mejor la relación personal con Dios, uno y trino». Son palabras de la homilía del Obispo de Málaga en la apertura de curso de los Centros Diocesanos de Teología 2017-2018 celebrada el viernes 6 de octubre en el Seminario de Málaga.

Mons. Catalá invitó en su predicación a aprovechar «el don y la oportunidad de poder dedicar un tiempo de nuestra vida al estudio teológico. Solemos decir que “no tenemos tiempo”; pero la verdad es que tenemos tiempo para lo que queremos. El tiempo nos lo regala el Señor; y dedicar parte de ese tiempo al estudio de la teología es provechoso para nosotros y, además, nos va la vida en ello. No se trata de un simple “hobby”, sino algo más vital y profundo».

«Hemos de estar preparados para dar testimonio de nuestra fe en esta sociedad secularizada, que rechaza a Dios o lo ignora –continuó el prelado–. Estudiar teología es importante, para fortalecer la propia fe, para sintonizar con la Iglesia y estar en plena comunión; y para proclamar la Buena Nueva a los demás».

«Queridos profesores y estudiantes de teología, –concluyó Mons. Catalá– el estudio y la escucha de la Palabra de Dios es fundamental. Si no se conoce ni se escucha esta Palabra salvadora, no podrá ser obedecida, como nos recuerda san Pablo: «¿Cómo invocarán a aquel en quien no han creído?; ¿cómo creerán en aquel de quien no han oído hablar?; ¿cómo oirán hablar de él sin nadie que anuncie? y ¿cómo anunciarán si no los envían?» (Rm 10,14-15).

Texto íntegro de la homilía en este enlace

Antonio Moreno Ruiz

Antonio Moreno Ruiz. Periodista de la diócesis de Málaga

Antonio1Moreno