DiócesisEcumenismo y Diálogo Interreligioso

Las Delegaciones Diocesanas: Delegación de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso

Encuentro con los líderes de diversas religiones, celebrado en la Casa Diocesana // S. FENOSA
Publicado: 24/07/2018: 341

«Se podría decir que la Delegación de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso, por su propia naturaleza, es muy variopinta. Tiene en ella un peso muy importante la Fundación Lux Mundi, que es la que ha estado coordinando la tarea del ecumenismo desde sus inicios en nuestra diócesis», explica el delegado, el sacerdote Rafael Vázquez.

«Junto a ella, tienen un papel importante los pastores de las distintas Iglesias presentes en Málaga, de ahí que tengamos una reunión anual con ellos, donde se coordinan actividades y se ponen en común preocupaciones y retos. Igualmente vinculada a la delegación están los representantes de otras confesiones no cristianas, con los que también se tiene una reunión anual con la intención de programar las actividades de tipo interreligiosa. En este sentido, la tarea del delegado tiene mucho de coordinar, de mediar, de establecer puentes entre todos, etc. Actualmente se está trabajando para crear un grupo dentro de la delegación que ayuden a esta tarea de organización de proyectos comunes y de sensibilización, por lo que estamos formando a personas que van descubriendo la importancia del ecumenismo y el diálogo interreligioso y se van incorporando a las distintas tareas que tenemos», añade el delegado.

La Delegación tiene doble tarea: a nivel interno de la Iglesia católica y a nivel de relación con otras Iglesias y religiones. Así lo explica el delegado:

«A nivel interno realiza una labor de sensibilización, formación y espiritualidad. Es necesario que los católicos seamos personas sensibles al diálogo, a reconocer en los otros cristianos a hermanos con los que compartimos un mismo bautismo y un patrimonio común. Desde el concilio Vaticano II ningún todo cristiano ha de definirse como ecuménico. Por eso a la sensibilización que se pueda hacer entre los sacerdotes y los laicos, se promueve la formación ecuménica a través de los centros de formación de la diócesis, a través de ciclos de conferencias, cursos y charlas en el ámbito parroquial. Y todo esto acompañado por una espiritualidad ecuménica o ecumenismo espiritual, que es el alma del movimiento ecuménico. Se fomenta que los distintos grupos oren por la unidad de los cristianos, y así se hace en mu-chos sitios con oraciones al estilo de Taizé, donde se eleva una súplica constante al Señor para que podamos ser uno como es su deseo».

«A nivel de relaciones con otras Iglesias y religiones, la Delegación coordina las relaciones con los representantes de otras confesiones cristianas y con los líderes religiosos de nuestra diócesis. Hoy por hoy hay reuniones anuales de pastores y representantes de confesiones no cristianas una vez al año con el objetivo de coordinar actividades, crear espacio de encuentro, compartir preocupaciones, etc. Además existen acuerdos firmados con distintas Iglesias de cesión de lugares de culto para que estas Iglesias puedan celebrar su fe. Se coordina desde la Delegación la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos y tantas otras actividades que nos ayuden a orar y trabajar juntos (celebración conjunta del Credo, jornada por el cuidado de la Creación, encuentros por Navidad y Pentecostés, conciertos, exposi-ciones, campamentos de verano, etc.). Igualmente, la Delegación participa en los encuentros ecuménicos a nivel nacional e incluso internacional que se vienen celebrando y que nos ayuda a ampliar perspectivas y compartir experiencias que se están realizando en este campo en otros lugares».

Rafael Vázquez destaca que «tenemos la suerte de vivir en una diócesis que lleva impulsando la tarea ecuménica desde finales de los años 60, haciendo suya la invitación del concilio Vaticano II a trabajar por la unidad, pues la división es siempre un escándalo para el mundo y un obstáculo para el anuncio del Evangelio. Hemos sido pioneros en este campo y, por la peculiaridad de nuestra diócesis, tenemos la responsabilidad de seguir siendo "punta de lanza" en este campo para la Iglesia. A la Iglesia de Málaga se le pide ser una Iglesia dialogante, creadora de espacios de encuentro, respetuosa con la diversidad, reconciliadora y dialogante. Hay mucho que, respecto a otras religiones, piensan: "¿por qué en lugar de dialogar no les anunciamos a Jesucristo?" A lo que yo siempre responde: dialogar ya es hacer misión. Nosotros anunciamos a Jesucristo explícito cuando estamos dialogando y cuando salimos al encuentro del "otro" acogiéndolo como a un hermano. No tengamos miedo ni al diálogo ecuménico ni al diálogo interreligioso».

Y lanza un reto: «creo que todos hemos de plantearnos un nuevo estilo en nuestra pastoral. Lo que llamo "pensar, sentir, rezar, actuar y programar ecuménicamente". Nuestro estilo es demasiado "confesional católico" y no somos capaces de ver más allá. Y esto es negar la realidad, que nos puede gustar más o menos, pero es la que es. Hoy en día, los creyentes tenemos que actuar más unidos, porque los mismos temas de la secularización nos afectan a todos. Vivimos muy de espaldas a las otras Iglesias, nos cuesta hacerles una invitación, hacerles una visita, programar una oración conjunta, o una simple jornada de convivencia. A nivel parroquial nos queda mucho trabajo por hacer, porque el ecumenismo no es cuestión de relaciones institucionales, sino de personas que se miran cara a cara. En este sentido la Delegación quiere hacerse más cercana a las parroquias promoviendo cursillos de sensibilización ecuménica y la creación de grupos parroquiales de ecumenismo».

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Málaga. Es Bachiller en Ciencias Religiosas por el ISCR San Pablo y está realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II.

enllamasfortes