NoticiaEn los Medios

Una misma misión en distintos escenarios

Publicado: 06/08/2018: 939

Desde el pasado mes de junio, las visitas a la web de la Diócesis de Málaga (www.diocesismalaga.es) aumentan por miles y la noticia más visitada es la de los últimos nombramientos realizados por el Obispo, Jesús Catalá, para las parroquias y tareas de la Iglesia de Málaga.

De los 206 sacerdotes que trabajan en la diócesis, en la actualidad, más de medio centenar ha recibido ya su nuevo destino y aún algunos están a la espera, como es el caso de los tres ordenados el pasado 30 de junio.

Algunos “curas de pueblo” serán ahora “curas de ciudad”, como José Ruiz Córdoba, que concluye su misión de párroco de Churriana, donde ha servido los últimos ocho años. De allí salta a la parroquia de la Santísima Trinidad, en Málaga. «En Churriana he estado muy bien y no me hubiese ido de allí, pero igualmente me voy con alegría, sabiendo que el Señor me espera donde me envía y que allí también podré hacer mucho bien. Por mi forma de ser, prefiero lo rural, aunque yo soy de ciudad, pero habrá muchísimas cosas buenas en el barrio donde voy».

Son muchos los pueblos y localidades que se preparan para despedir y acoger a sus curas. Damián Ramírez ha sido el párroco de Nuestra Señora del Carmen de Fuengirola durante 11 años, de los que destaca «la generosidad, religiosidad y disponibilidad de la comunidad en todo lo referente a la actividad pastoral evangelizadora y caritativa de la Iglesia. Ha sido una gracia de Dios poder servir a dicha comunidad y entregarla en manos de un nuevo pastor que estoy seguro sabrá hacerlo muy bien aportando su granito de arena como hacemos los sacerdotes al pasar por las parroquias a lo largo de nuestra vida, sabiendo que nosotros estamos de paso y que el que comienza y lleva a cabo la obra es Dios y Él mismo la lleva a su término». Ahora tomará el relevo en la parroquia de la Sagrada Familia, en la barriada malagueña de Tiro de Pichón, un reto al que llega con mucha ilusión. Y Rafael Palacios deja de ser el párroco de Cuevas de San Marcos para convertirse en el nuevo párroco de el Carmen de Fuengirola. Tiene claro que «para los sacerdotes, toda misión que nos encomienda la Iglesia es una aventura apasionante en el seguimiento de Cristo. Con este nuevo nombramiento se abre en mi interior una gran expectativa de encontrarme con Jesucristo en esa hermosa y cualificada comunidad de Ntra. Señora del Carmen de Fuengirola».

No todos los nombramientos son para los párrocos, el diácono permanente Rafael Carmona ha sido nombrado ecónomo diocesano. Este audioprotesista y empresario, casado y padre de dos hijos, recibió la ordenación como diácono permanente el 25 de junio de 2011 y ahora asume el reto de la economía diocesana. Este cargo significa para él «respeto, transparencia y responsabilidad; al tiempo que agradecimiento y emoción por la confianza depositada por el Señor Obispo en mi humilde persona».

Incluso un sacerdote con pocos años de ordenación puede recibir un nuevo destino. Es el caso de Fernando Luque, con solo dos años como párroco de Yunquera y El Burgo, acaba de ser nombrado Vice-rector del Seminario Diocesano de Málaga. «El nombramiento me ha sorprendido, como a todos», afirmaba al recibir la noticia, «pero intento poner esto en manos de Dios y que sea Él el que guía y moldee nuestros corazones. Es un nuevo reto y una nueva tarea que la Iglesia de Málaga me pide y aquí estoy para responder. También me piden llevar la parroquia de Almogía y la asumo con alegría y con ganas de continuar siendo “cura de pueblo”».

El sacerdote Carlos Acosta, además de ser nombrado párroco de Guadalmar, ha sido nombrado capellán del Hospital Materno Infantil, lo que es una alegría para él: «procedo del mundo de la Salud y acojo con inmensa alegría la posibilidad de servir a la Iglesia en un Hospital Público. Siempre me ha parecido que acompañar a las personas, en ese momento de sus vidas, es una de las tareas evangélicas esenciales que realizó el Señor, y un momento privilegiado para abrirse a Él. De ahí mi alegría».

Cambios

Todos estos cambios tienen una razón de ser «”eligió a los que Él quiso para que lo acompañaran y para mandarlos a anunciar el mensaje …”. Estas palabras del Evangelio de San Marcos nos ayudan a entender lo que es un destino pastoral, un nombramiento del Obispo», explica José Sánchez Herrera, Vicario General de la Diócesis de Málaga, pues «el Obispo es quien, en nombre de Jesús, nos envía. No se trata de un concurso para cubrir plazas como funcionarios en virtud de antigüedad o méritos, se trata de un envío para realizar una misión, al estilo de Jesús Buen Pastor que da la vida por las ovejas». Por eso, «es vital descubrir y vivir cada misión como una tarea pastoral, experimentándola como llamada y envío del Señor; y también es muy necesario que la comunidad a la que el sacerdote o diácono es enviado nos acoja con gozo como aquel que viene en el nombre del Señor», añade el Vicario General.

Reportaje publicado en SUR el 5 de agosto de 2018

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la delegación de medios de comunicación de la Diócesis de Málaga. Está cursando estudios teológicos en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Juan Pablo II.

enllamasfortes