NoticiaSantos

«Os animo a revivir el carisma mercedario trabajando por la liberación de las personas»

Eucaristía con motivo del octavo centenario de la aparición de la Virgen a san Pedro Nolasco (Santuario Virgen de la Victoria-Málaga) // P. VALLEJO
Publicado: 07/08/2018: 637

El sábado 4 de agosto, a las 20.00 horas, el Sr. Obispo, D. Jesús Catalá, presidió la Solemne Misa Estacional de la Hermandad de la Humildad con motivo del 800 aniversario fundacional de la Orden Mercedaria por san Pedro Nolasco. Tuvo lugar en el Santuario de Santa María de la Victoria, sede canónica de dicha hermandad.

En su homilía, D. Jesús Catalá les animó a «revivir y hacer presente en nuestra sociedad el espíritu y el carisma mercedario trabajando por la liberación de las personas que actualmente viven nuevos modos de esclavitud» y recordó que «hay muchas personas que son objeto de comercio, de trata y de abusos, que el papa Francisco tantas veces denuncia. Y existen otras esclavitudes que las asumen los propias personas buscando una felicidad que no encuentran».

La Hermandad de la Humildad hunde sus raíces en la familia mercedaria, por eso, el Obispo de la diócesis les dirigió estas palabras: «Os exhorto, queridos cofrades, a no olvidar vuestro origen y vuestras raíces mercedarias. Aunque la iglesia de la Merced fue destruida por los avatares de la persecución religiosa, conviene que conservéis la memoria de que nacisteis allí, para que los malagueños no olviden que hubo una parroquia de la Merced, junto a lo que hoy es la plaza del mismo nombre. Y sobre todo que no se pierda la sintonía con el carisma mercedario de la liberación de las esclavitudes que hoy encadenan al hombre».

Puede leer la homilía íntegra aquí

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la delegación de medios de comunicación de la Diócesis de Málaga. Está cursando estudios teológicos en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Juan Pablo II.

enllamasfortes