NoticiaEntrevistas

Ángel García: «Somos la Iglesia de Málaga en prisión»

Publicado: 20/09/2018: 1437

El sacerdote Ángel García, trinitario, es el capellán del nuevo Centro Penitenciario Málaga II, en Archidona, junto al también trinitario Antonio Elverfeldt. Con motivo de la fiesta de la Merced, nos habla de «la Iglesia de Málaga en prisión»

«A partir de octubre pondremos en marcha un cursillo de preparación para los voluntarios que quieran unirse a nosotros en este centro penitenciario de Archidona»

¿Desde cuándo está en marcha la Capellanía del Centro Penitenciario Málaga II, en Archidona?

Desde finales de julio tenemos la autorización de Instituciones Penitenciarias para organizar la Capellanía, celebrar la Misa y llevar a cabo las tareas de acompañamiento y evangelización en dicho centro, del que fui nombrado capellán por el obispo de Málaga, Jesús Catalá, el pasado 18 de junio, junto al padre Antonio Elverfeldt, quien también es el delegado de Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Málaga. Y el 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de la Virgen María, celebramos la primera Eucaristía en el centro.

No es el primer centro penitenciario en el que usted es capellán, ¿verdad?
Efectivamente, después de servir 25 años como misionero en Perú, me destinaron a Málaga donde tuve la gran suerte de ser capellán del Centro Penitenciario de Alhaurín de la Torre durante cuatro años. Esa fue mi primera experiencia, que después he continuado en Perú de nuevo y en Sevilla. Esta nueva Capellanía es todo un reto, pues comenzamos de cero y necesitamos colaboración para adquirir los enseres litúrgicos para la celebración de la Misa.

El 24 de septiembre celebramos la fiesta de la Merced, un día muy especial para todo el mundo penitenciario.
Una fiesta muy especial tanto para la familia trinitaria como para el mundo penitenciario, que la tienen como Patrona. Simboliza a la Virgen María que ofrece la libertad a todos los hombres y mujeres, especialmente a aquellos que, detrás de las rejas se sienten Iglesia. Este viernes, 21 de septiembre, el Obispo preside la Eucaristía en la parroquia de Santiago, a las 10.00 horas, con motivo de la Fiesta de la Merced. Y en cada centro penitenciario lo celebraremos con una Eucaristía, en Archidona concretamente el día 24, a las 11.00 de la mañana.

¿Esta nueva misión es todo un reto para usted?
Como ya explicaba en mi última obra “El segundo que cambió mi vida”, Dios ha ido poniéndome retos durante toda mi vida, y este es uno de ellos. Después de haber visto centros penitenciarios de diversos puntos del mundo, estoy convencido de que las instituciones penitenciarias de nuestro país están preocupadas por la humanización y la reinserción de los internos. Y es aquí donde la Iglesia española está haciendo una gran labor, con más de 3.000 voluntarios que colaboran en la Pastoral Penitenciaria y que nos sentimos Iglesia en prisión.

¿Cuál es su misión?
Siguiendo el ejemplo de Jesús, en la cárcel ponemos en marcha la pastoral de la escucha y del acompañamiento. Celebramos con ellos los sacramentos, hacemos talleres, ofrecemos catequesis… pero sobre todo escuchamos para fortalecer su fe y la de su familia. A partir de octubre pondremos en marcha un cursillo de preparación para los voluntarios que quieran unirse a nosotros en este centro penitenciario de Archidona en el que ahora solo viven 500 internos, pero que está preparado para cerca de 2.000 personas. Agradezco el gran apoyo de los capellanes y voluntarios del Centro Penitenciario de Alhaurín de la Torre.

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la delegación de medios de comunicación de la Diócesis de Málaga. Está cursando estudios teológicos en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Juan Pablo II.

enllamasfortes