NoticiaPastoral universitaria

Juan Arana: «Los cristianos deben estar a la vanguardia en todos los frentes»

Juan Arana, catedrático de Filosofía y ponente de Udisur 2018
Publicado: 17/10/2018: 189

Del 26 al 28 de octubre tendrá lugar en Sevilla el Encuentro de Universitarios de las diócesis del Sur de España (UDISUR 2018) en el que se debatirá sobre “Humanismo cristiano y ciencia”. El catedrático de Filosofía de la Universidad de Sevilla y Académico de las Ciencias Morales y Políticas Juan Arana (San Adrián –Navarra–, 1950) será el ponente principal con una conferencia sobre los desafíos del transhumanismo

Eso del transhumanismo nos parece a muchos todavía algo como de ciencia ficción. ¿Qué defienden sus seguidores y qué repercusión puede llegar a tener?

El transhumanismo es un movimiento sin una unidad muy clara, pero con un número creciente de seguidores en distintas partes del mundo. Están empeñados en la idea de que la especie puede mejorar e incluso evolucionar hasta perder la identidad que actualmente tiene, gracias a la aplicación masiva de la tecnología. Por ahora es un movimiento minoritario de ciertas elites que participan en movimientos tecnológicos, pero tiene una fuerza creciente ya que están en lugares de mucha responsabilidad, por lo que su proyección sobre la sociedad está creciendo de una manera muy rápida.

¿Y qué implicaciones morales tiene este movimiento?

Dentro del transhumanismo hay distintas corrientes. Hay muchos que trabajan en el ámbito de la inteligencia artificial y conciben la mente como un programa de ordenador muy sofisticado que de alguna manera estaría funcionando en el cerebro. Ellos conciben la posibilidad de implementar ese programa, no en el cerebro, sino en un superordenador; que nuestra mente pasase de un sustrato de carne y hueso a uno de silicio para incrementar nuestras capacidades e incluso lograr la inmortalidad.

Un dualismo parecido al de la ideología de género que separa el ser del cuerpo humano. ¿Qué tiene la antropología cristiana que aportar al respecto?

Durante siglos estuvimos discutiendo si el hombre y la mujer somos seres con una unidad indisoluble entre lo que llamamos cuerpo y lo que llamamos alma, o si esos dos elementos que podemos distinguir se pueden separar. El cristiano apuesta claramente por la unidad; y la filosofía, a lo largo del tiempo, se ha ido inclinando mayoritariamente también hacia la idea de que no se puede romper esa unidad de lo mental y lo físico en el hombre. Como filósofo, y no tanto como cristiano, creo que es un profundo error pensar que esa división sea posible y que se vaya a poner en práctica en poco tiempo.

Usted, sin embargo, ve aquí una oportunidad para el Evangelio

Creo que más que hacer burla, cargando completamente contra los puntos débiles que tienen estas ideologías, hay que valorar que el fin último que persiguen es la búsqueda de la felicidad, la búsqueda de la inmortalidad, que es algo que en la posmodernidad se había dejado un poco de lado. Estas personas retornan un poco a los viejos ideales y a las grandes ambiciones del hombre. El único asunto es que lo hacen de una manera, a mi modo de ver, errónea.

Son nuevos desafíos sobre los que los jóvenes universitarios cristianos deben estar al tanto...

El magisterio de Benedicto XVI llamó la atención sobre la idea de que un cristiano no es alguien que se pueda cerrar en una visión miope, corta o poco ambiciosa. Un cristiano no es solamente una persona que se dedica a rezar y a practicar la caridad, sino que tiene la responsabilidad grave de dominar todos los resortes de la cultura, de estar al día de su tiempo. Los cristianos deben estar a la vanguardia en todos los frentes, en el de la justicia, en el del progreso, en de la igualdad, etc. La confrontación con los transhumanistas es una cosa que se producirá irremediablemente.

Antonio Moreno Ruiz

Antonio Moreno Ruiz. Periodista de la diócesis de Málaga

Antonio1Moreno