NoticiaFirmas

Paz y bien

Manuel Zafra, franciscano seglar
Publicado: 04/12/2018: 960

En Málaga, la Orden Tercera comienza a finales del siglo XVII y la fraternidad actual inicia su andadura en el año 1886. El 8 de diciembre, a las 12.30 horas, en la iglesia del Santo Cristo de la Salud, tiene lugar la profesión de tres nuevos hermanos: Patricia, Loli y Manuel que se comprometen a vivir el Evangelio según la espiritualidad franciscana.

En tiempos de globalización, de inquietudes salvadas a golpe de Google y de horarios que deshumanizan y nos ocultan la otra cara del mundo, parece que la necesidad de trascendencia no aflora con el atractivo de los luminosos de neón. A pesar de ello, la permanente búsqueda del ser humano subsiste.

San Francisco de Asís, ya en el siglo XIII, fue totalmente consciente de esa necesidad de Dios que subyace en el corazón del hombre y de la mujer. Ese descubrimiento, no resultó original puesto que la Iglesia ya llevaba un puñado de siglos a sus espaldas. Pero lo que sí fue novedoso es que Francisco supiera traducir su especial vivencia del Evangelio de Jesús en una Primera Orden de frailes menores, una Segunda Orden para las mujeres, al amparo de Santa Clara y, finalmente, una Tercera Orden de laicos. Ese gesto de acogida a la mujer y a los laicos dentro de órdenes consagradas e integradas en la Iglesia Católica constituye un signo claramente visionario. La Orden Tercera de San Francisco, hoy día Orden Franciscana Seglar, arropa a los laicos (hombres y mujeres) y familias que pretenden enraizar en el carisma y alientan una especial atención a aquellos que viven en condiciones difíciles. Así lo dicen sus Constituciones Generales. Está presente en 112 países con cerca de 300.000 miembros. En España, la Orden cuenta con casi tres mil quinientos miembros. De esta forma, san Francisco de Asís sigue irrumpiendo con un mensaje válido y actual que continúa seduciendo. A mí me fascinó conocer a la familia franciscana en la fraternidad del beato Fray Leopoldo de Alpandeire de Granada en el año 2011 y he seguido vinculado a esta familia en diferentes fraternidades.

Concretamente en Málaga, la Orden Tercera comienza a finales del siglo XVII y nuestra fraternidad actual inicia su andadura en el año 1886. Desde entonces, se ha ido manteniendo y sucediendo hasta nuestros días por medio de hermanos y hermanas laicos que han abrazado, acogido y conservado el carisma de san Francisco a lo largo de los años. Aprovecho para anunciar que el próximo día 8 de diciembre, a las 12.30 horas, en la iglesia del Santo Cristo de la Salud, tendrá lugar la profesión de tres nuevos hermanos: Patricia, Loli y Manuel (el que suscribe). Con la profesión, los franciscanos seglares nos comprometemos a vivir el Evangelio según la espiritualidad franciscana. Así, a lo largo de sus vidas y viviendo día a día su vocación, los franciscanos seglares estamos llamados a dar testimonio de nuestra fe delante de los hombres: en la vida en familia, en el trabajo y en la participación en la sociedad. Esto ha de vivirse con las características propias del carisma: la alegría, la acogida fraterna a todos los seres humanos y la relación de respeto por todas las criaturas sintiendo que somos “salvaguardas de la creación”. Eso, con espíritu de servicio y “primereando” (expresión acuñada por el papa Francisco) el trato con los pobres a fin de colaborar en la construcción de una sociedad más humana y cristiana, luchando para la erradicación de la marginación y de la pobreza, consecuencias ambas de la ineficacia del sistema económico imperante y de la injusticia y desigualdades que conlleva. En cualquier caso, como franciscanos seglares, y bajo las palabras del mismo Francisco de Asís: «comencemos, hermanos, porque, hasta ahora, poco o nada hemos hecho».

Manuel M. Zafra

Franciscano Seglar

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga