NoticiaFormación

Lecciones de vida en mp3

Publicado: 24/06/2019: 1239

Varios malagueños consiguen su título gracias al proyecto de educación a distancias Radio ECCA que desarrolla la Cáritas parroquial de San Miguel en el Miramar.

Cuando llegó la crisis, muchas personas perdieron sus empleos y no tenían los estudios básicos. La mayoría los había abandonado para ponerse a trabajar. «Sobre todo se trataba de mujeres alrededor de los 30 años, que se encontraban sin trabajo, sin estudios, con hijos a su cargo y no tenían nada fácil volver a estudiar. Fue cuando en Cáritas parroquial de San Miguel, en el Miramar, nos propusimos empezar el proyecto de Radio ECCA. Se trata de estudios a distancia en los que los profesores son voluntarios y los gastos corren a cargo de Cáritas parroquial. Una labor que realizamos en todo el arciprestazgo de Virgen del Mar al que pertenecemos y que se compone de diez parroquias» explica Isabel María Aneiros, una de las impulsoras de este proyecto junto a Maribel Escalona. Esta última era por aquel entonces directora de la Cáritas parroquial, y afirma que «desde que empezamos con este proyecto, hace cuatro años han conseguido el graduado más de 15 personas, el 80% mujeres. Algunas de ellas han continuado estudiando formación profesional».

Un proyecto que ya llevaba varios años desarrollando un equipo educativo de Cáritas en Los Asperones y que, desde que comenzó en San Miguel, ha «recibido estudiantes de diferentes parroquias de Málaga, sobre todo de San Juan de la Cruz y de las Angustias, ambas en El Palo, así como del Corpus Christi, de Pedregalejo. La colaboración entre las Cáritas de cada parroquia es inmejorable desde que empezamos», continua Escalona.

Una de las estudiantes de Radio ECCA, Tatiana Martín, de 37 años, conoció el proyecto a través de una compañera. Consiguió sacarse el Graduado Escolar, para posteriormente estudiar Auxiliar de Enfermería. «Al mes de terminar –señala con gozo– ya estaba trabajando en un prestigioso hospital privado, donde llevo ya año y medio. Cuando empecé a estudiar mi marido y yo estábamos en paro. Yo me había dedicado a limpiar casas, porque no tenía ningún oficio, por lo que vi una oportunidad muy buena para formarme en una profesión».

La situación no era nada fácil, explica Tatiana: «cuando empecé a estudiar tenía dos niños y me saqué el graduado dos meses antes de tener a mi tercer hijo. Me costó mucho porque tuve un embarazo muy delicado. Cuando me gradué como auxiliar, mi tercera hija tenía dos meses. Mi marido me ayudó mucho con la niña, y no tengo palabras suficientes de agradecimiento tanto a la Cáritas parroquial del Corpus Christi como a la de San Miguel, porque gracias a ellos pude estudiar. Me gustaría que todo el mundo supiera que tanto las personas que forman Radio ECCA, como todas las que componen Cáritas parroquial son unas personas espectaculares y que además de ayudarte a estudiar, se interesan por ti en todos los aspectos. Hay veces que vas, lloras, sientes que no puedes, y ellos te dedican un tiempo maravilloso, tienen un fondo humano increíble».

El actual director de este proyecto es Alfonso González Pareja. Afirma que «este año tenemos nueve alumnos de diferentes Cáritas. Algunas veces, los propios estudiantes se sorprenden cuando ven el tiempo que les dedicamos, porque no se trata solo de darles clases. Son personas a las que hay que animar y alentar, porque necesitan mucho apoyo no solo económico. A veces no saben bajarse las lecciones en mp3 o simplemente no tienen wifi en casa y usan el de la parroquia cuando vienen y así cargan varios temas en el móvil. Hace poco me contaba la hija de una estudiante que, cuando todos se acuestan, su madre se queda despierta escuchando los temas y, ahora que se le ha estropeado la lavadora y tiene que lavar a mano, escucha los mp3 mientras lava la ropa, por lo que desde esta Cáritas en coordinación con la suya vamos a intentar echarle una mano para adquirir una lavadora». Y es que, como afirma la actual directora de Cáritas, Paqui Gallego «Una de las mayores preocupaciones de Cáritas es la promoción de las personas a través de la educación» y añade que «Cáritas para mi es una forma de encontrarme con Cristo a través de la ayuda que puedo prestar a personas necesitadas. Nuestro equipo de Cáritas parroquial en la acogida atiende y, en lo posible, ayuda. Lo hacemos tanto en lo espiritual como en lo material, siempre buscando que superen sus dificultades sociales». Para Francisco Aranda, vicario parroquial de San Miguel, este es el primer año que imparte clases en este proyecto y afirma que parte de su labor, además de que obtengan el título, «es que vayan aprendiendo a vivir, a estar en la realidad y ese aprendizaje supone un gran esfuerzo para nosotros y también para ellos. Siempre ayudando en lo que está en nuestra mano y eso, los alumnos, lo agradecen mucho. La Iglesia hace muchas cosas desconocidas y esta es una de ellas».

Beatriz Lafuente

Licenciada en Periodismo e Historia. Casada desde 2011, es madre de un hijo.

beatrizlfuente