NoticiaCáritas

Raúl Flores: «Necesitamos anteponer el bien común al interés individual»

Raúl Flores, secretario técnico de FOESSA de Cáritas
Publicado: 27/09/2019: 1346

Raúl Flores, secretario técnico de la Fundación de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada (FOESSA) de Cáritas, presentó el VIII Informe sobre exclusión y desarrollo social en Andalucía el 2 de octubre en el Rectorado de la Universidad de Málaga, en un acto presidido por el Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, y con la participación del director de Cáritas Diocesana, Francisco J. Sánchez Heras.

«El modelo social actual tiene serias dificultades para mejorar la vida de los más vulnerables»

Tras la presentación del VIII Informe FOESSA nacional, vamos conociendo los resultados regionales, ¿son significativas las diferencias entre unas comunidades y otras?
Quizá uno de los datos más relevantes que presentamos tiene que ver con la distribución territorial de la exclusión social. Tradicionalmente España se ha explicado en términos de norte-sur. Un norte rico y un sur pobre. Esa fotografía sigue siendo cierta si solo pensamos en términos monetarios. Sin embargo, la fotografía de la exclusión ofrece la imagen de un eje sur-mediterráneo en la exclusión social. Este resultado demuestra los diferentes modelos de integración que coexisten en nuestro país y la fuerte diversidad territorial en la que se registran distintas capacidades tanto de desarrollo económico como social y de relaciones de ayuda mutua.

Nuestro modelo social en los últimos años ha sufrido profundos cambios, ¿hacia dónde estamos evolucionando?
El VIII Informe FOESSA nos habla de cómo hemos afrontado la salida de la crisis y cómo estamos reconstruyendo la sociedad. Una situación que mejora claramente respecto al 2013 pero que no alcanza los estándares de 2007. Y nos sitúa en una época nueva pero no ante un cambio de modelo. En la última década, estamos viviendo las consecuencias del mismo modelo de desarrollo económico, social y antropológico, solo que las consecuencias de este modelo se manifiestan de forma diferencial en cada etapa que atravesamos.
Ahora mismo sufrimos un modelo con muy poca capacidad para no dejar a nadie atrás, y con serias dificultades para mejorar la vida de los más vulnerables, de aquellos que viven la precariedad, y de las personas excluidas, aquellos que no consiguen salir del pozo de la exclusión.

¿Cuáles son los principales riesgos a los que se enfrenta nuestra sociedad hoy?
El individualismo. La apuesta por el afrontamiento individual de los riesgos colectivos, lo que dificulta las condiciones de vida de quienes menos recursos y capacidades tienen para afrontar las dificultades sociales, por tanto, una nueva pérdida de los más vulnerables.
La primacía del lenguaje económico, como ciencia más fiable para salir de esta situación: La utilización de la lógica económica y de la lógica del mercado como referente técnico, y a veces incluso moral, para la toma de decisiones.
También la desconfianza en lo político y en lo institucional: como elementos de los que no puede surgir una propuesta viable y útil para mejorar avanzar de manera conjunta.
Y el más relevante, la desvinculación de la sociedad, la creciente desigualdad que nos aleja a unos de otros, y que incluso llega a producirnos una sensación de extrañamiento con el otro.

Todos deseamos una sociedad más inclusiva ¿cuál sería la mejor fórmula?
Frente a la sociedad desvinculada, en la que cada vez más personas se quedan atrás, necesitamos revincularnos, apostar por caminar juntos, anteponiendo el bien común al interés individual. Y para esta tarea la construcción de comunidad tendrá un papel esencial.

Inmaculada Martos

Comunicación Cáritas Málaga

@caritasmalaga