NoticiaMotivos para vivir

«Promover el cuidado a la madre tierra es un motivo para vivir»

Marisela Rodríguez, misionera en Chiapas, en su visita a Málaga // E. LLAMAS
Publicado: 24/02/2020: 753

Marisela García Reyes (Chiapas, México, 1961) es religiosa de la congregación de las Hermanas del Divino Pastor desde hace 38 años. Esta misionera colabora con proyectos de Manos Unidas. Estos son sus motivos para vivir.

Lo primero que me viene al corazón son los niños y las niñas de la región, pero también de todo el mundo, creo que ellos y ellas se merecen un mejor mundo que el que les estamos dejando y siento como una misión contribuir para que las nuevas generaciones tengan un mundo más lindo, con agua, aire, comida limpia... en el que puedan jugar y gozar de la vida e imaginar un futuro que les dé esperanza y alegría, que les cree ilusión, y en el que les entusiasme vivir y construir futuro.

Me ilusiona contribuir con las comunidades indígenas por sus derechos: el derecho a vivir su propia cosmovisión, según sus propias instituciones, con su derecho a la libre determinación y definir cómo gobernarse y cómo vivir la justicia, según su cultura y corazón, sin que por eso se les criminalice o margine.

Me da sentido luchar por los derechos de las mujeres a vivir una vida digna y libre de violencias, en la que nos sintamos y vivamos con equidad, nadie por arriba de nadie y nadie con más derechos que otro:  que no haya seres humanos de primera, segunda y tercera categoría.

Promover el cuidado de la madre tierra es otra razón que va pegada a la anterior y que a mí misma me entusiasma, imaginar que las diversas especies, las flores, los animales tengan vida y un hábitat adecuado para vivir también me hace ilusión y además a mí me alegran la vida. Poder gozar de una playa linda, azul en la que pueda descansar...

Creo que hay muchas razones por las cuales vivir y también por esas mismas morir, desgastarse, luchar, etc.

Creo que también las personas tenemos derecho a vivir, no a sobrevivir, ni a sufrir, ni a padecer, sino a vivir con dignidad y como nos invita Jesús, a vivir con vida en abundancia. Creo que las personas tienen derecho a ser asistidas cuando sufren demasiado, cuando el sentido de la vida se pierde por el dolor, por el sufrimiento, por una enfermedad larga y sin mejoras, cuando la vida sana ya no se puede recuperar, pero ese derecho lo tienen las personas, de querer o no ser asistidas en esos momentos. Hay muchas personas que le encuentran sentido a un sufrimiento muy largo de dolor y enfermedad y hay quienes pierden el sentido de la vida por la misma realidad.

Muchas personas pobres, a quienes no se les alarga la vida con la asistencia médica de entubamiento, oxigeno, etc… no son recriminadas por ser llevadas a su casa a morir de forma tranquila y sin alargarles la vida con sufrimiento innecesario. Y hay otras que, teniendo los medios necesarios para que se les alargue la vida, simple y sencillamente no los quieren y quieren la asistencia médica para lo contrario. 

Marisela García Reyes
 

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Málaga. Es Bachiller en Ciencias Religiosas por el ISCR San Pablo y está realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II.

enllamasfortes