NoticiaCoronavirus

El coronavirus me ha sacado de mi egoísmo

Manuel Márquez Córdoba // F. HERNÁNDEZ
Publicado: 30/03/2020: 1197

CRISIS CORONAVIRUS

No podía pensar yo que un mal como el coronavirus podía despertar en mí el ser menos egoísta pues todo el día estoy pensando mucho más en los demás.

Sí, porque hay momentos del día que pienso en los que están ya enfermos e intento meterme dentro de ellos para comprender lo que están viviendo. Me imagino lo duro que tiene que ser sentirse enfermo sabiendo que hoy no se tiene claro cómo frenar o erradicar ese virus. Me pregunto lo que están pasando y viviendo los familiares de los enfermos. Solo os digo que estoy pidiendo al Señor para que os de fuerza y sabiduría para saber vivir con fe la experiencia que estás viviendo y a mí mismo que digo que si caigo que me ayude a vivirlo con fe.

En otros momentos del día se me viene a la cabeza los sanitarios e intento ponerme en el lugar de ellos para acercarme un poco a comprender su entrega total a los enfermos, cómo están viviendo el sentirse desbordado, cómo sabiendo que pueden contaminarse o morir siguen en la brecha hasta que caen o mueren como les está ocurriendo a muchos de ellos. Cuando salgo a aplaudir todos los días estoy pensando en ellos, en su generosidad, en su valentía, en sus enfermos y le pido a Dios que les de fuerza para seguir haciéndolo como hasta ahora lo están haciendo.

Por la tarde, cuando está anocheciendo pienso en las personas que han perdido la vida y en sus familiares e intento acércame a su situación para comprender lo que se siente al perder un familiar que además no puede velar o despedir con todo el dolor de su corazón. Solo os digo que estoy celebrando la eucaristía por todos los que están falleciendo y pidiendo por todas las familias para que sientan en medio de su dolor la paz que Dios solo da. Sin olvidarme como creyente que la muerte no es el final porque Cristo resucitó venciendo a la muerte.

Al final del día, antes de dormir pienso en nuestros gobernantes e intento meterme en su pellejo para comprender, que no es fácil adelantarse a lo que va a ocurrir, que tiene que ser difícil dar respuesta a tantos frentes cuando te sientes desbordado, qué tiene que ser complicado decidir parar toda actividad que no sea en estos momentos esenciales por las repercusiones económicas que tiene, que tiene que ser duro ver y escuchar que a pesar de todos las decisiones tomadas no se terminan de ver todavía los resultados esperados, que… Por eso pido por vosotros para el Señor os de su sabiduría para que hagáis en estos momentos lo que mejor le conviene a los enfermos, a los sanitarios, a los trabajadores, a los empresarios, a esta nación, y así construyamos a partir de ahora una nación y un mundo menos egoísta.

Quiero dar gracias a Dios, porque a partir de mal del coronavirus ha crecido en mí las ganas de dejar de pensar solo en mí para pensar un poco más en los demás, sabiendo que me queda aún mucho camino por andar para deja de ser egoísta.

Málaga, 30 de marzo de 2020
Manuel Márquez Córdoba

Manuel Márquez Córdoba

Sacerdote diocesano.