NoticiaDiario de un confinamiento

TESTIGOS DE RESURRECCIÓN. «Jesús resucitó en la oscuridad del sepulcro»

Ana Cabello
Publicado: 19/05/2020: 576

Resurrección después del confinamiento

Ana Cabello es psicóloga y alumna del Centro Superior de Estudios Teológicos San Pablo. Así nos describe la "Resurrección después del confinamiento».

En este tiempo de confinamiento donde seguimos caminando en la incertidumbre, cuando nuestros dioses particulares en los que poníamos nuestras seguridades como el "Yo puedo", "El éxito", "El control", etc, se han desmoronado y nos hemos encontrado con la cara oculta que había tras ellos: la inseguridad, la frustración, el no saber, el descontrol, el vacío, la duda y la desesperanza, muchos de nosotros nos hemos visto reflejados en el espejo de nuestra desnudez preguntándonos: ¿Y ahora qué? Es la experiencia de caer al vacío y sin red, entrar en un túnel sin luz y topándonos con nuestra ceguera.

Justo en este punto, en este sepulcro oscuro, es donde me he encontrado con el rostro más humano de Jesús, quien quiso vivir todas las miserias por las que puede pasar cualquier ser humano, haciéndose Hombre, me he identificado en estos momentos difíciles con Él.

Desde esta cercanía del Dios Hombre, como les ocurrió a los de Emaús, Él también se ha cruzado en mi camino, en mis miserias, mis dudas e incluso en mis peleas y mis quejas, mostrándome su Misericordia.

Ha irrumpido en mi casa que estaba fría y desordenada, ha puesto orden en mi caos interior y me ha recordado que tengo un traje colgado en mi armario: el de su Gracia.

Y, puede que sigan viniendo días oscuros llenos de miedo y angustia de nuevo pero ahora he tenido que aprender a soltar mis "seguridades", y a tener la certeza que Jesús resucitó en la oscuridad del sepulcro y es ahí donde volveré a encontrarlo, tendiéndome su mano. Esto es lo que me da la confianza, la fuerza y la esperanza para seguir caminando y afrontar lo que haya de venir y, al mismo tiempo, me libera de todo ese ruido de preocupaciones cuando queremos ser solo el dueño y el propio dios de nuestra vida y creemos no tener necesidad de Él. Esa es la mayor ceguera del ser humano ya que esta situación ha marcado un antes y un después poniendo delante de nosotros todas nuestras debilidades.

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Málaga. Es Bachiller en Ciencias Religiosas por el ISCR San Pablo y está realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II.

enllamasfortes