DiócesisOtros escritos

Jesús Catalá, por el Domund: «¡Seamos generosos!»

Publicado: 18/10/2020: 643

Mensaje del Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, con motivo del Domund, que se celebra este domingo.

MENSAJE DEL OBISPO DE MÁLAGA
MONS. JESÚS CATALÁ
CON MOTIVO DEL DOMUND-2020

(Málaga, 18 octubre 2020)

En este domingo celebra la Iglesia católica la Jornada Mundial de Misiones (DOMUND) bajo el lema “Aquí estoy, envíame”.

Evangelizar es la misión de la Iglesia, cuya existencia tiene como objetivo anunciar el evangelio a todos los hombres, para que lleguen a la salvación que Jesucristo nos ha traído. La Iglesia es sacramento universal de salvación y expresión del amor de Dios para el mundo; ella continúa la misión de Jesús en el tiempo, para que Dios siga manifestando su amor y transformando el corazón de los hombres de toda raza, cultura, lengua y nación.

Decir que el sujeto de la evangelización es la “Iglesia” significa que todos y cada uno de sus miembros estamos implicados en dicha misión, que nos corresponde por compromiso bautismal y por coherencia de vida de fe y de amor a los hermanos.

El Señor Jesucristo es el Enviado del Padre al mundo para salvarlo; y Él, a su vez, nos envía a sus discípulos (cf. Jn 20,21) para que llegue la Buena Noticia a todas las personas. Como dice el papa Francisco en su Mensaje para esta Jornada: “Por amor a los hombres, Dios Padre envió a su Hijo Jesús (cf. Jn 3,16). Jesús es el Misionero del Padre: su Persona y su obra están en total obediencia a la voluntad del Padre (cf. Jn 4,34; 6,38; 8,12-30; Hb 10,5-10). A su vez, Jesús, crucificado y resucitado por nosotros, nos atrae en su movimiento de amor; con su propio Espíritu, que anima a la Iglesia, nos hace discípulos de Cristo y nos envía en misión al mundo y a todos los pueblos”.

La actitud que se nos pide, como reza el lema de este año, es tener disponibilidad y decir: “Aquí estoy, envíame”. Son palabras del relato vocacional del profeta Isaías (cf. Is 6,8), que expresan también la tarea misionera de la Iglesia y la respuesta siempre nueva y actual a la pregunta del Señor: «¿A quién enviaré?» (Ibid.).

Nuestra respuesta debe ser libre, generosa y pronta a la llamada de Dios. Para ello es necesario estar atentos a su voz y a su Palabra, Cristo, estando dispuestos a asumir la misión de proclamar el Evangelio de salvación.

La Jornada del DOMUND de este año está teñida por el sufrimiento especial de la pandemia del “Coronavirus”. Esto hace más difícil aún la tarea misionera de la Iglesia. Pero al mismo tiempo nos resitúa en una nueva dimensión más global y planetaria a través de los medios de comunicación. Las Obras Misionales Pontificias (OMP) quieren potenciar estos medios de relación a través de las páginas de internet, que pueden favorecer las relaciones personales aún en la distancia geográfica, a pesar de las limitaciones de aislamiento.  

Junto con la oración por las misiones, las personas, las instituciones y los organismos implicados se nos pide una colaboración material para sostener tantos proyectos misioneros. ¡Seamos generosos!

Tengamos en cuenta que 1.115 diócesis del mundo dependen de la colecta del DOMUND.

Tenemos como modelo a la Virgen María, la Madre del Señor, que acogió primero en su alma y después en su seno la Palabra encarnada. Ella dijo: «He aquí la esclava del Señor» (Lc 1,38) y nos invita a responder: “Aquí estoy, envíame”.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga