NoticiaPatrimonio

El plan especial de la finca del Seminario, una herramienta útil para dar esplendor al Seminario de Málaga

Publicado: 26/05/2021: 1855

Durante los años veinte del siglo pasado y bajo el episcopado de San Manuel González se comenzó a construir el Seminario Diocesano de Málaga en unos terrenos que se ubicaban a las afueras de la ciudad.

El entonces obispo de Málaga quiso que la institución estuviera en contacto directo con la naturaleza. Para tal fin, el arquitecto Fernando Guerrero Strachan ideó un complejo en el que la arquitectura y el paisaje conformaban un conjunto inseparable. Así lo demuestran los bellos recorridos de acceso en el que se alternan plazoletas abiertas a las vistas al mar con sinuosos caminos arbolados que a veces salvan los desniveles con bellos puentes, un pintoresco estilo que identificamos con el de los edificios del Seminario.

La finca del Seminario nos enseña que la comunión entre arquitectura y naturaleza, y todo lo que hoy amparamos bajo el paraguas de la ecología y la sostenibilidad no es invento del siglo XXI.

SIGLO XX – AÑOS CINCUENTA

A partir de los años cincuenta del siglo pasado se construyeron edificios en la finca de gran calidad y en consonancia con la primera obra de Strachan. También otros que, naciendo con un carácter provisional, aún permanecen en pie desvirtuando la identidad del conjunto.

SIGLO XX – AÑOS OCHENTA

Durante los años ochenta el núcleo urbano creció considerablemente al norte de la ciudad rodeando la finca del Seminario. Para dotar de acceso a este importante núcleo poblacional se construyó a principios de los años noventa el vial de Cornisa, trasformando el camino de los Almendrales en una importante vía de circulación rodada que cambió la configuración de la zona norte del Seminario Diocesano. Lo que hasta entonces era la trasera del conjunto se convirtió en la cara de esta importante obra de arquitectura a la ciudad. La creación de esta importante vía de comunicación transformó el acceso natural al Seminario Diocesano, que hasta entonces se producía a través de la zona sur, el cual también quedó desvirtuado por la trasformación de los viales y la construcción de edificios de considerable altura.

PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANA (PGOU - 2011)

Aunque rodeado por el núcleo urbano en todo su perímetro, la finca del Seminario permaneció calificada como suelo rústico hasta la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana aprobado en el año 2011, lo cual impedía a nivel administrativo la reordenación de la finca y recuperar aquellos valores paisajísticos que se perdieron a causa del crecimiento de la ciudad. En el citado Plan se calificó la Finca del Seminario Diocesano como equipamiento, pero sin ninguna norma específica que reglara la ordenación de este singular espacio.

Una vez aprobado el Plan General, y sin ninguna herramienta administrativa que regulara los aspectos medioambientales, exclusivamente se podían restaurar los edificios existentes, sin diferenciar el grado de protección de cada uno de los mismos. Bajo esta calificación generalista tampoco se podía actuar sobre el entorno no edificado, tan importante en la restauración paisajística de la finca del Seminario. Ante tal carencia, el ayuntamiento solicitó la redacción de un Plan Especial que posibilitara la reordenación y puesta en valor del conjunto.  

En este mismo año, el obispo de Málaga, Don Jesús Catalá atendió a las peticiones de la administración, iniciando el proceso de elaboración de un Plan Especial que permitiera remediar esta situación. También se inició en este año la rehabilitación del edificio original de Fernando Guerrero Strachan, cuyas obras se desarrollaron en varias fases. 

EN ESTADO DE RUINA

Por entonces, uno de los mejores edificios de la ciudad se encontraba aparentemente en muy mal estado de conservación, aunque internamente y como se pudo demostrar al realizar el estudio patológico inicial, se encontraba en estado de ruina. Una ruina que en alguna de sus partes hacía peligrar la estabilidad estructural del edificio.  Ante el mal estado que presentaba el edificio y sus instalaciones y tras varias inspecciones, el Servicio de Apertura del Área de Comercio del Ayuntamiento de Málaga ordenó la renovación de las instalaciones del edificio principal, o en su caso, el cierre de la actividad. Abocado a la ruina, se decidió restaurar el edificio principal y más antiguo del Seminario Diocesano.

Desde el año 2013 al año 2018 se renovó el edificio proyectado por Frenando Guerrero Strachan, posibilitando la apertura de la actividad a medida que se restauraba cada una de las partes en que se dividió la obra. Aunque adaptándose a las necesidades de hoy en día, el edificio recuperó el esplendor blanco que para él quisieron sus creadores y hoy en día se ha convertido en un referente en la ciudad con el que los vecinos se identifican. El Seminario se ha convertido en patrimonio recuperado para la Diócesis, los malagueños, y para aquellos visitantes que, desde todos los lugares del mundo, vienen a hospedarse a la Casa Diocesana de Espiritualidad. 

PABELLONES DEL COLEGIO CARDENAL HERRERA ORIA

Aun así, un conjunto de edificaciones de escaso valor como son los pabellones del Colegio Cardenal Herrera Oria, que se construyeron con un carácter provisional a las espaldas del Seminario, permanecían en uso y sin la posibilidad de intervención. Aquel colegio que se construyó con escasos medios económicos y sobre el que el paso del tiempo ha dejado su huella, se convirtieron en un obstáculo visual y funcional en lo que hoy en día es la fachada principal del Seminario a la ciudad. 

Tras años de estudio y tramitaciones el Plan Especial se aprobó definitivamente el lunes 17 de mayo. La protección de zonas verdes, la reordenación de los accesos y viarios que quedaron desvirtuados por el crecimiento urbano, la regularización de los diferentes usos que desde décadas se realizan en la finca y la diferenciación de diferentes niveles de protección de los edificios han sido los principales objetivos del Plan Especial. También y al calificarse como suelo urbano, la finca adquirió unos derechos de superficie edificable, que en este caso y debido a las peculiaridades de la finca, se acordó con el ayuntamiento que fueran los más bajos que estipula el Plan General. 

Con este documento aprobado, ya es posible la recuperación de los valores arquitectónicos y paisajísticos de la finca, y el Plan Especial se convertirá en una útil herramienta que “limpiará, fijará y dará esplendor” a este bien patrimonial. Limpiará porque permitirá la eliminación de edificaciones obsoletas, que entorpecen la funcionalidad y la puesta en valor del bien patrimonial disponiendo estos mismos usos en ubicaciones que no afecten a la correcta apreciación del conjunto protegido. Fijará porque protegerá las edificaciones y valores paisajísticos de la finca, revirtiendo todo ello en el esplendor que todos queremos para uno de los parajes más bellos de nuestra ciudad.   

Bajo la dirección del obispo de Málaga, Don Jesús Catalá, se han organizado equipos multidisciplinares para la redacción de este Plan Especial. Resulta necesario en este momento rendir homenaje al arquitecto Alfonso Peralta de la Heras, que nos dejó en abril de 2020 y que desde el año 2015 se encargó de la Dirección de este proyecto junto a Antonio Costa Lourido.  

Juan Manuel Sánchez La Chica. Arquitecto

 

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más noticias de: Patrimonio