NoticiaHistoria de la Iglesia

Santo súbito

Publicado: 04/08/2021: 182

Historia de la Iglesia

Durante su vida, Juan Pablo II fue un notable escritor. Antes de ser Papa escribió un drama de gran profundidad titulado “Hermano de nuestro Dios”. Cultivó la poesía. Publicó dos grandes obras: “Amor y responsabilidad”, sobre el amor y la ética, y “Persona y acto”, de contenido antropológico. Una interesante obra teatral fue “El taller del orfebre”.

Siendo Papa publicó 14 encíclicas, 9 constituciones apostólicas, 36 epístolas dogmáticas, 9 exhortaciones apostólicas postsinodales e innumerables sermones y miles de discursos en sus audiencias.

Su primera encíclica fue la “Redemptor hominis” y, al año siguiente, la “Dives in misericordia”, ambas dedicadas a la figura de Cristo. La tercera fue “Laborem exercens”, en la que condena el sistema socialista y capitalista, sosteniendo que la respuesta cristiana ha de ser la solidaridad que se opone al consumismo excesivo, a la marginación y a la pobreza. Le dedica también una encíclica a la Virgen, la “Redemptoris Mater”. Insiste en el problema social con la “Sollicitudo rei socialis”. Otra gran encíclica fue la “Veritatis splendor”, en la que el Papa sostiene que el descubrimiento de la verdad salva al mundo. Muy celebrada fue la “Fides el ratio”, sobre las relaciones entre fe y razón y, ante la llegada del nuevo siglo, la “Centesimus annus”.

Impulsó la redacción y publicación del Catecismo de la Iglesia Católica y promulgó el Nuevo Código de Derecho Canónico. Para comprender bien la personalidad de este Papa interesa leer un libro-entrevista publicado en 1994 bajo el título “Cruzando el umbral de la esperanza”, como también un libro redactado por el propio pontífice con ocasión del quincuagésimo aniversario de su sacerdocio, titulado “Don y misterio”.

El conjunto de los documentos y escritos de Juan Pablo II contiene tal cantidad de enseñanzas en lo dogmático, en lo moral y en lo antropológico, que resulta evidente aceptar la gran visión que tuvo este Papa sobre la sociedad y el mundo en los años que, como sucesor de Pedro, dirigió la mente y el corazón de los cristianos. 

PEDAGOGÍA DEL DOLOR

Una de las grandes lecciones que ofreció Juan Pablo II a la humanidad fue la de valorar el sentido de la enfermedad y del dolor. Por naturaleza, Juan Pablo II fue un hombre sano. Sintió gran predilección por los deportes, practicando el alpinismo y la natación. Sin embargo, durante su vida como Papa pasó 145 días en los hospitales.

Es el primer Papa que sale del Vaticano para ser hospitalizado, en total nueve veces. En mayo de 1981 sufrió en la Plaza de San Pedro un grave atentado que estuvo a punto de costarle la vida. Al año siguiente fue operado de un tumor en el colon. Un año después sufre una caída durante una audiencia y tiene que ser intervenido en el hombro derecho. En 1994 fue operado de nuevo al fracturarse la cabeza del fémur, implantándole una prótesis. En 1996 fue intervenido de apendicitis. A partir de 1998 sufre varias caídas, algunas acompañadas de mareos. Desde el año 2002, su salud empeoró y comenzó a tener serias dificultades para andar y respirar. Durante su viaje a Eslovaquia, en 2003, apareció tan debilitado que fue incapaz de leer sus discursos.

A partir de 2005 su salud empeoró. En febrero fue sometido a una traqueotomía. A finales de marzo sufre una grave infección urinaria con la consiguiente infección sanguínea y un colapso cardiocirculatorio. Y tras 48 horas de agonía, fallece el sábado 2 de abril de 2005, en plenas facultades mentales. Desde la Plaza de San Pedro, una multitud de fieles acompañó con sus oraciones la agonía del Papa. Días después, con ocasión de sus funerales, el público gritará en la Plaza de San Pedro: “Santo Súbito”.

Muchos se preguntan por qué no dimitió este Papa ante tal situación con tantas dolencias. Consciente de ello, el Papa quiso transmitir al mundo el sentido cristiano de la enfermedad, del dolor y de la muerte. Quiso estar hasta el final al frente de su misión, manifestando que Cristo no se bajó de la cruz. 

Fue proclamado Santo el 21 de abril de 2014.

Santiago Correa

Sacerdote Diocesano

Más noticias de: Historia de la Iglesia