NoticiaOración

Antonio Márquez: «La oración es parte esencial de mi vida»

Publicado: 03/05/2022: 414

Testimonio

Antonio Márquez es profesional de la comunicación, colaborando actualmente en SER Málaga y en la web de la Diócesis de Málaga con el podcast ‘Victoria, Gloria a Ti’, dedicado a la Virgen de la Victoria. Es empresario y cofundador de la agencia de estrategia 1881kapikua

Cuando se le invita a recordar sus primeros pasos en la oración, Antonio hace memoria y llega hasta su infancia. «Me enseñó a rezar mi familia», confiesa. «“Ángel de la guarda, dulce compañía ...”; después llegaron el Padrenuestro, el Ave María, el ¡Oh Virgen de la Victoria!...» Así, ya desde pequeño, fue bebiendo de la devoción a la patrona de Málaga.

REZAR PARA VIVIR EN ARMONÍA

Hoy, Antonio es un profesional muy valorado en el ámbito de la comunicación en Málaga, emprendedor, que también le da a la literatura y que cuenta ya con varias publicaciones centradas en la vida y tradiciones de la ciudad. En ese trajín diario, sin embargo, no se olvida de rezar. «La oración es parte esencial de mi vida», afirma sin pudor. Para rezar, entiende que «cualquier momento es bueno y para dar gracias, cualquier momento es el mejor». Su vivencia de la fe está ligada al ámbito de las hermandades, por eso, apunta: «Cuando vas de nazareno y rezas, el ejercicio es mayor. Cuando cargas un trono, el esfuerzo en sí mismo es un rezo. Cuando compongo una saeta, rezo también».

A la pregunta de si es posible vivir sin rezar, Antonio afirma: «Seguro, pero lo importante es rezar para vivir en armonía, para buscar hacer el bien, para reflexionar. Que pruebe cualquiera y, después, que chequee lo que ha pasado en su interior». Para este comunicador nato, «el que desea la paz de la humanidad y la unión de los pueblos, reza diez veces».

A LA PATRONA

Su favorita es la oración que nace para dar gracias. «Depende del lugar, a veces rezo en voz alta, otras, en silencio. Escribiendo estas líneas también se reza», explica. Pero si se tiene que decantar por una, recomienda la jaculatoria a la Patrona:

“Oh Virgen de la Victoria, Madre y Abogada nuestra,
Rogad por nos,
Rogad por nos,
Rogad por nos”

«Sirve hasta para encontrar aparcamiento en Málaga, eso sí que es un milagro de la oración», afirma.

Ana María Medina

Periodista de la diócesis de Málaga

_AnaMedina_
Más noticias de: Oración