DiócesisComentario al Evangelio

Comentario al evangelio del Domingo XVIII del Tiempo Ordinario, por Fermín Negre

Fermín Negre, sacerdote diocesano y cantautor
Publicado: 26/07/2022: 572

El sacerdote diocesano Fermín Negre ayuda a profundizar en el evangelio del Domingo XVIII del Tiempo Ordinario, 31 de julio, (Lucas 12, 13-21).

Soñar como Dios sueña

Después de tantos siglos algunos problemas no han cambiado. Conozco, por desgracia, algunas familias peleadas. ¿Causa? Antepusieron la herencia material a los lazos familiares. Prefirieron el oro a la unión.

«Guardaos de toda clase de codicia». Jesús alerta sobre nuestra relación y actitud ante los bienes materiales. ¿Acumular, acaparar y asentar nuestra seguridad en ellos o confiar en un Dios providente? Podemos tenerlo todo, pero sin experimentar al Dios Amor somos los más pobres de la tierra. A veces personas sin nada han dejado una herencia mucho más grande y valiosa a sus hijos y nietos que quienes tenían de todo en abundancia. Ricos ante Dios. Una cascada de preguntas para orar: ¿Qué es lo que realmente me enriquece, me hace crecer por dentro? ¿De quién depende mi vida? ¿De verdad me fío de Dios? ¿Para qué o quién atesoro? ¿Cuáles son mis deseos y sueños más profundos?

Tres peligros de la codicia. Construirnos nuevos becerros de oro que embotan el corazón y terminan esclavizándonos. Confiar en las seguridades de este mundo desplazando a Dios del centro. Romper la solidaridad encerrándonos en nuestro egoísmo personal o familiar. En su discernimiento, el personaje de la parábola no pensó que una posibilidad frente a la buena vida que soñaba para sí podía ser encontrar caminos para que otros gozaran de una vida buena. La solidaridad como horizonte de discernimiento y dicha. Soñar como Dios sueña.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más artículos de: Comentario al Evangelio
Compartir artículo