NoticiaPapa Francisco

"Papa Francisco nos bendice", por Claudio Barbut, delegado de peregrinaciones

Publicado: 16/07/2013: 6982

•   Una peregrinación bajo el símbolo de la fe, del amor y de la amistad

“Acepta entonces que Jesús Resucitado entre en tu vida, acógelo como amigo, con confianza: ¡Él es la vida!” Papa Francisco

Un grupo de 50 peregrinos provenientes de varias parroquias de la Diócesis de Málaga (Málaga Ciudad, Marbella, Estepona, Mijas, Nerja), hemos inaugurado la peregrinación, junto con nuestro pastor Don Jesús, celebrando la Santa Misa, en la Basílica de San Pedro, en el altar de la Cátedra. La peregrinación continuó con las celebraciones, en los días siguientes, en la Basílica de Santa María la Mayor y la Basílica Santa María de Trastévere, llenándonos de paz, alegría y amor fraterno. Disfrutamos de las bellezas arquitectónicas, pero sobre todo espirituales, de estos santos lugares y pudimos rezar en cada uno de ellos, consiguiendo la indulgencia plenaria en este año de la fe. Ha sido un momento entrañable, cuando pudimos celebrar con el señor Obispo los 37 años de servicio a la iglesia como sacerdote, dando gracias en el remplo de la Basílica Santa María la Mayor, por su entrega a la construcción del Reino de Dios en la Diócesis de Málaga.

El día 2 de julio, a las 6:30 hs de la mañana, el Obispo Don Jesús Catalá, junto con el Arzobispo de Bucarest, Ioan Robu y con Don Fernando Sebastián Aguilar, Obispo emérito de Pamplona y de Tudela, con mucha emoción nos hemos dirigido a la capilla de la Residencia Santa Marta, en donde habita actualmente el Papa Francisco, para celebrar con Su Santidad la Santa Misa. Ha sido un momento entrañable, de mucha riqueza espiritual. Junto con otros sacerdotes y obispos, se respiraba en la capilla y se sentía, durante toda la celebración, la presencia del Espíritu Santo. El Santo Padre dijo en con la conclusión de la Santa Misa: “Acepta entonces que Jesús Resucitado entre en tu vida, acógelo como amigo, con confianza: ¡Él es la vida!” Después de la celebración, el Santo Padre saludó uno por uno, a todos los participantes de esta Santa Misa, entre ellos, a Don Jesús, nuestro Obispo de Málaga y al Arzobispo Robu, encontrándose por primera vez con Su Santidad desde que fue elegido, y regalándole la Cruz de Chimabüe. Detrás de la Cruz estaban inscritas estas palabras:

Querido Santo Padre Francisco: Esta cruz, realizada por el artista Claudiu Ungureanu queremos ofrecérsela como agradecimiento de parte de nuestras comunidades – de Bucarest (Rumania) y de Málaga (España) por guiarnos con tanto entusiasmo y alegría en los brazos de Jesús. La ofrecemos juntos, como símbolo de nuestra estrecha colaboración pastoral unida al Sucesor de Pedro. Arzobispo Ioan Robu (Bucarest), Obispo Jesús Catalá (Málaga), Don Claudiu Barbut.

Monseñor Fernando Sebastián Aguilar, saludando al Papa Francisco, le pudo entregar personalmente el último de sus libros “La re que nos salva”. El Santo Padre le respondió con cariño: “Tengo sus libros encima de mi mesa y espero leerlos pronto”. Seguidamente le presenté las cartas de los niños de la parroquia de Santo Cristo del Calvario de Marbella y el Santo Padre pudo disfrutar de estas joyas infantiles y bendecir a todos los niños y los miembros de las parroquias de ambas diócesis y a todas las personas que estaban allí en peregrinación. Uno de los dibujos que más llamó la atención de Su Santidad, fue el titulado “Somos hermanos”, representando a los dos papas, Francisco y Benedicto, cogidos de la mano y mirando hacia el futuro con esperanza.
 

Autor: Claudio Barbut, delegado de peregrinaciones

Más noticias de: Papa Francisco