NoticiaPapa Francisco

Francisco: «Jesús es el amor hecho carne»

Publicado: 29/12/2013: 1900

En las palabras que han precedido a la bendición Urbi et orbi, Francisco ha pedido que nos dejémonos conmover por la bondad de Dios. Ha afirmado que necesitamos las caricias de Dios. Y ha recordado que las caricias de Dios no hacen heridas. Dan paz y fuerza. Del mismo modo, el obispo de Roma ha pedido que no tengamos miedo a que nuestro corazón se conmueva y que los creyentes nos unamos en la oración para pedir la paz. Francisco celebró en la noche del 24 de diciembre la primera Misa del Gallo de su pontificado. Tras recordar la profecía de Isaías, Francisco aseguró durante la homilía que en el mundo "hay tinieblas y luces, también dentro de nosotros", pero que Dios está presente en nuestras vidas para ayudarnos a ver la luz.

Así mismo, en su mensaje de Navidad el papa dedicó recordó que las guerras destrozan muchas vidas y causan mucho sufrimiento y enumeró los lugares del mundo donde existen conflictos. Francisco también recordó en su mensaje con motivo de la celebración del nacimiento de Cristo a "los niños que son las víctimas más vulnerables de las guerras", pero instó también a pensar "en los ancianos, en las mujeres maltratadas y en los enfermos".

MISA DEL GALLO

Francisco celebró en la noche del 24 de diciembre la primera Misa del Gallo de su pontificado. Tras recordar la profecía de Isaías, Francisco aseguró durante la homilía que en el mundo "hay tinieblas y luces, también dentro de nosotros", pero que Dios está presente en nuestras vidas para ayudarnos a ver la luz.

"Él permanece siempre fiel a su alianza y a sus promesas", dijo Francisco en la homilía, mientras que por parte del pueblo "se alternan momentos de luz y de tiniebla, de fidelidad y de infidelidad, de obediencia y de rebelión, momentos de pueblo peregrino y de pueblo errante". Y recordó que también en nuestra vida personal "se alternan momentos luminosos y oscuros, luces y sombras", pero si "amamos a Dios y a los hermanos" podremos caminar hacia la luz, huir de las tinieblas. Sin embargo "si nuestro corazón se cierra, si prevalecen el orgullo, la mentira, la búsqueda del propio interés, entonces las tinieblas nos rodean por dentro y por fuera", dijo el Pontífice.

"Jesús es el amor hecho carne", dijo Francisco. "Ha venido para liberarnos de las tinieblas y darnos la luz". El Señor "no es solamente un maestro de sabiduría, ni un ideal", continuó el papa argentino. Francisco recordó durante su homilía que fueron precisamente los pastores los primeros que recibieron el anuncio del nacimiento de Jesús porque "eran los últimos, los marginados, y estaban en vela aquella noche guardando su rebaño".

Durante los nueve meses de su Pontíficado, Francisco ha colocado entre las prioridades de la Iglesia precisamente la atención a los marginados, a los pobres entre los pobres, a los que sufren. Durante la oración, el Santo Padre pidió a los fieles que rezaran por los perseguidos a causa de la fe para que puedan recibir "fuerza de la Encarnación del Verbo de Dios que dona salvación de los enemigos".

Una decena de niños en representación de los cinco continentes depositaron unas flores delante del Niño Jesús. Al finalizar la eucaristía, el pontífice tomó en sus manos la imagen del Niño y lo llevó en procesión hasta el Belén de la basílica.

BELÉN NAPOLITANO

Este año el tradicional Belén vaticano es obra de un taller napolitano y tiene como telón de fondo la región de Campania, donde se encuentra la ciudad del Vesubio. Los 16 personajes que lo forman representan todas las clases sociales y las edades de la vida, y reproducen desde una joven noble hasta una anciana o una gitana. La colocación del Belén y del árbol a los pies del obelisco en la Plaza de San Pedro, es una tradición que comenzó en 1982 por deseo de Juan Pablo II y que Francisco ha querido mantener en sus primeras Navidades como Obispo de Roma.  Más de 65 televisiones y radios de todo el mundo han retransmitido en directo la Eucaristía celebrada en la basílica vaticana.

Autor: diocesismalaga.es

Más noticias de: Papa Francisco