Papa

Salvador Aguilera mostrándole al papa emérito el cuadro del pintor malagueño Raúl Berzosa