NoticiaPatrimonio

La belleza nos acerca a Dios

Publicado: 27/10/2010: 1942

La diócesis de Málaga acaba de realizar un inventario de sus obras de arte sacro de singular belleza y valor artístico. El resultado: un catálogo con más de 11.000 piezas, que dan una idea de la riqueza del patrimonio histórico-artístico del que es poseedora la Iglesia.

Un patrimonio que, lejos de rendir, cuesta mucho mantener para que, generación tras generación, podamos seguir admirándolo y contemplando su belleza. Vale la pena, porque por su vocación propia, “el arte sacro verdadero lleva al hombre a la adoración, a la oración y al amor de Dios Creador y Salvador, Santo y Santificador”. La belleza es un reflejo de Dios y es, todavía hoy, un eficaz método de evangelización.

En nuestra tierra, esta relación entre el arte y la evangelización adquiere su máxima expresión en las imágenes procesionales, representaciones plásticas del Evangelio que evocan todo un universo de sensaciones y arrancan el fervor de las multitudes. Las imágenes procesionales nacieron para evangelizar a quienes no sabían leer ni escribir. Y es muy curioso que hoy en día, en la era de internet y del cine en tres dimensiones, sigan llevando a la fe a la gente que las contempla pasar por las calles de la ciudad.

Realidad material que nos transporta a lo trascendente. Por eso, es de destacar la inminente apertura al público del museo de la Semana Santa malagueña, para que nuestros visitantes puedan, durante todo el año, contemplar los misterios de la fe a través de la belleza del arte sacro.

Convencida de la capacidad evocadora del mejor arte cristiano de todos los tiempos, la Iglesia española ha querido ilustrar el Catecismo “Jesús es el Señor”, principal material que se entrega a los niños que realizan la iniciación cristiana, con algunas de las más conocidas obras de arte religioso de autores como El Greco o Murillo.

Pero no sólo nos llevan a Dios las imágenes de Jesús, de la Virgen o de los santos; sino que los propios templos cristianos son un ejemplo de que la infinita belleza divina se intenta expresar, de algún modo, en las obras humanas. En la diócesis contamos con auténticas joyas arquitectónicas. Empezando por la Catedral, primer monumento de la provincia; continuando por los templos históricos, y llegando a los más variados edificios religiosos: capillas, santuarios, conventos… La sensación que uno tiene cuando visita algunos de estos sitios es que se entra en otra dimensión. El tiempo se paraliza, el ruido interior y exterior se silencia. Sólo Dios y yo.

Y qué decir de la música. La Coral Santa María de la Victoria, un gran exponente de la música religiosa en la diócesis, acaba de cumplir 40 años de vida. Pero no es la única. Son muchísimas las iniciativas de música cristiana de todos los estilos (organistas, corales, agrupaciones, bandas, grupos) que llevan a Dios con sus voces y sus instrumentos en todos los rincones de la diócesis. La última iniciativa de este tipo que acaba de surgir está dirigida a los más pequeños, y es la banda de la Fundación Diocesana de Enseñanza Santa Mª de la Victoria. En ella, alrededor de 80 chicos y chicas de los colegios de la Fundación están aprendiendo música con el objetivo de ser un nuevo instrumento de evangelización al servicio de la Iglesia de Málaga. 

Artículo de Redacción de la revista "Diócesis"

Autor: Revista Diócesis